ACTIVA TU FE Y ATREVETE A CREER

No permitas que el desánimo aniquile tu fe. Mantente fuerte, y aumenta tu fe a través de la leer, escuchar, entender y estar de acuerdo con Mi Palabra, dice el Señor. Mantén una estrecha vigilancia de tus pensamientos y haz los ajustes donde sea necesario para mantener una fuerte e incuestionable fe. La fe es tu mayor activo, y debe ser protegida a toda costa.

Mantén la paz y quédate tranquilo. Enfrenta las cosas cada una a su tiempo;  Mi gracia es suficiente para cada momento. Yo te ayudaré,  y te daré la sabiduría y la fortaleza que tú necesitas para pasar a través de las dificultades actuales. Este es un tiempo cuando tu confianza en Mi es imperativa. Cree que Yo puedo y dirigiré tus pasos y te rodearé con un vallado de protección. No te desesperes, dice el Señor. Yo estoy contigo.

Hebreos 11:6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

1 Pedro 5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.

Bill y Marsha Burns

NOTA DE MAGIE

Hay experiencias y situaciones que a veces nos toca vivir y a las cuales muchas veces no les encontramos ni el sentido ni la razón de porque las estamos viviendo. Sin embargo Dios las usa para que veamos su gloria y para llevarnos a un nuevo nivel de fe.

Juan 11: 1-4  Había un hombre enfermo llamado Lázaro, que era de Betania, el pueblo de María y Marta, sus hermanas. María era la misma que ungió con perfume al Señor, y le secó los pies con sus cabellos  Las dos hermanas mandaron a decirle a Jesús: «Señor, tu amigo querido está enfermo.» Cuando Jesús oyó esto, dijo: «Esta enfermedad no terminará en muerte, sino que es para la gloria de Dios, para que por ella el Hijo de Dios sea glorificado.»

Dios quiere que tu presencies su Gloria en tu situación, lo único que demanda es tu fe y convicción que el siempre obra lo que es mejor para ti y que para El no hay nada imposible. Nuestra naturaleza humana siempre nos pide ver para creer. Jesucristo establece que los principios del reino de Dios operan a la inversa: Si queremos ver la gloria, el poder de Dios actuando en nuestras vidas y las vidas de otros, tenemos que creer primero que las cosas ocurrirán.

Tú puedes tener a tu propio Lázaro en tu vida, muerto y con cuatro días sepultado, pero aun en medio de ese ambiente de lamentación, Dios puede cambiar el llanto en un gozo inimaginable. Tu Lázaro quizá puede tener semanas, meses o años de estar sepultado, pero Jesús te dice una tan sola cosa: ¿No te he  dicho que si crees, verás la gloria de Dios?

Nunca conoceremos la victoria de Cristo en su plenitud, hasta que dejemos de reaccionar como seres humanos a nuestras circunstancias.  Anímate en el medio de la adversidad. Libérate del miedo. La adversidad es la oportunidad de Dios para los cambios, y para que recibas lo nuevo. Háblale a las cosas que no son como si fueran. Cuando te enfrentes a circunstancias negativas, habla la palabra del Señor, declárala y permite que tu voz se levante con autoridad. Ponte de pie y comienza a cantar. Abre tu corazón a la frescura de la alegría del Señor. Comienza a celebrar las cosas que has estado esperando. Este es el año de tu cosecha.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario