¡HORA DE LEVANTARSE!

Levántate, Pueblo Mío, pues ciertamente ésta es tu mejor hora. Esto no es solamente un cliché; es una verdad espiritual. Pues, Mi intención es llevar hacia adelante a una iglesia gloriosa. Y, así será hecho. Así que, Yo te digo, ¡Levántate!

Sacúdete la deshonra y el desánimo. Pelea la buena batalla de la fe contra el poder de la somnolencia. Ciertamente, tú prevalecerás pues Yo estoy contigo. Yo estoy contigo para fortalecerte y llevarte a través de las duras experiencias de esta vida. Yo caminaré contigo a través del fuego y sobre el agua. Yo estaré contigo cuando los vientos te lleven a la plenitud de Mis propósitos. Ponte de pie y levanta tus manos caídas por la debilidad. Fortalece el paso de tu caminar.

Todos aquellos que vienen Conmigo y se apoyan en Mi fortaleza y Mi poder tendrán la victoria. Yo te estoy liberando de todos los obstáculos. Yo estoy removiendo delante de ti las rocas de estorbo que el enemigo había puesto en tu sendero. Yo haré camino para que tú alcances la plenitud de tu destino. Pues, ha sido determinado en el concilio celestial y será hecho por Mi Espíritu, dice el Señor.

No permitas que el desánimo y las decepciones minen tu fe. Tú debes mantener tu fe fuerte si quieres recibir lo  prometido, dice el Señor. La incredulidad es tu enemiga.

Romanos 4:20 Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios.

Bill y Marsha Burns

NOTA DE MAGIE

Recientemente, Dios nos habló esta declaración tan alentadora para mi: “Esta será la temporada en que Mis hijos comenzarán a creer lo que ellos ya  saben. Mi Palabra se moverá de su cabeza hacia su corazón y a sus manos”

A medida que comenzamos a pensar y luego a actuar en lo que ya conocemos como la verdad, Su palabra, vamos a comenzar a despertarnos a Dios – para despertarnos como guerreros que luchan por la intimidad con Dios, por la pureza y por la fe que vence al enemigo.

No importa que tan confundidos hemos estado en el pasado, este es el día en que debemos poner fin a nuestra peregrinación en el desierto y levantarnos. Este no es un momento para pasear por la montaña de la derrota y la incredulidad, tenemos que creer en las promesas de Dios y actuar en Su palabra, aunque nuestros sentimientos o circunstancias contradigan a verdad.

Pero no olviden, amados hermanos, que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no se tarda para cumplir su promesa, como algunos piensan, sino que nos tiene paciencia y no quiere que ninguno se pierda, sino que todos se vuelvan a él. 2 Pedro 3:8-9

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario