LAS MONTAÑAS SE MOVERAN POR LA FE

Mi deseo para ustedes, Mis amados, es que su obediencia sea su primera prioridad y que no hagan nada que esté apartado de Mi dirección. Ustedes están viviendo en un tiempo donde las distracciones abundan, y existen constantes seducciones para satisfacer los deseos carnales que los sacan del curso y de la corriente de Mi Espíritu. Sin embargo, no es gran cosa el que se propongan en su corazón hacer lo que Yo les he dicho que hagan  y que vayan  a donde Yo he dispuesto que vayan, dice el Señor.

Levántense en el Reino del espíritu y háblenle a Continuar leyendo