ESCRIBE MIS PROMESAS PORQUE UNA A UNA SE CUMPLIRAN

Al orar y meditar esta mañana, (17 de Julio) fui dirigido a leer la historia de David y su deseo de construir una casa a Dios, o un lugar para morar. David se sentía infeliz de que él personalmente había sido bendecido al vivir en una casa de cedro, mientras que Dios moraba en una tienda de campaña. El Arca de Dios había estado en una tienda de campaña por muchas generaciones y David sintió la necesidad de cambiar esto.

Hoy yo quiero enseñarles acerca de las directrices proféticas dadas a David por el profeta Natán, pero lo más importante Continuar leyendo