¿QUE HACER MIENTRAS ESPERAMOS LAS PROMESAS DE DIOS?

“… los hijos han llegado hasta el punto de nacer, y la que da a luz no tiene fuerzas”. Isaías 37:3

Si aquella promesa de Dios no se ha cumplido todavía, no se deje llevar por el pánico, más bien…

QUÉDESE EN EL CAMINO PRINCIPAL

Salmo 16:11 dice: “Me mostrarás la senda de la vida…” En “El progreso del peregrino”, de John Bunyan, se dan claras instrucciones de mantenerse en el camino. ¿Por qué? A lo largo del sendero había leones, aunque estaban encadenados justo a suficiente distancia que si uno se mantenía en el camino no le podrían alcanzar. El que se desviara un poco del camino se convertía en alimento para las fieras.

Un día, mi cartero casi fue devorado por el feroz perro de mi vecino. Los dientes del animal estaban a punto de hincar su brazo cuando salió el dueño de la casa y llamó a su can a que lo soltara. El perro debía haber estado encadenado. Para el cristiano obediente, satanás está encadenado. El diablo está rondando “buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8). Jesucristo es la senda (ver Juan 14:6). Todas las ciudades tienen una calle principal, y asimismo todo cristiano tiene una. Manténgase en ella. Muchos buscan atajos.

EVITE HACER “TURISMO”

Alguien dijo: “Se puede mirar, pero no tocar”. Mal consejo es. Hoy en día hay demasiadas distracciones visuales, siendo fácil quedar atrapado en un modo de pensar mundano (ver 1 Juan 2:15) dejando que el enemigo nos engañe por medio de (continuamente) mirar algo que esté por debajo de la dignidad del cristiano. Lo que usted se permita ver dictará sus pensamientos (ver Job 31:1).

Muchos conocemos la Escritura que dice: “Porque cual es su pensamiento en su corazón…” (Proverbios 23:7). Mas el versículo anterior advierte: “No comas pan de hombre de mal ojo…”

Y usted, ¿qué mira? Dice un refrán en inglés que si uno pasa suficiente tiempo en la barbería terminarán por cortarle el cabello. O sea, si deja que sus ojos vean cosas que no debieran, finalmente acabará llevando a cabo estas acciones. Satanás nos deja muy mal parados y a la larga esto nos sale muy caro (ver Proverbios 13:15; Jueces 2:13-15). No se deje rapar.

NO MIRE HACIA ABAJO

En la Biblia nunca se nos indica que miremos hacia abajo, sino siempre hacia arriba (ver Lucas 21:27). Cuando nos sobrevienen dificultades tendemos a no querer ver hacia arriba (ver Salmo 40:12). Algunas personas caen en la autocompasión, lo cual les causa que exageren lo malo que realmente es el problema, impidiendo que vean la puerta de escape (ver 1 Corintios 10:13). Concentrándose en lo malo, se fijan en la prueba actual en lugar de fijarse en el bien supremo como nos instruyen las Escrituras (ver Filipenses 4:8).

Tal vez usted esté atravesando ahora un problema temporal, pero no esto no es nada comparado con lo que Él tiene para usted en el futuro (ver 1 Corintios 2:9). Muchos creyentes se pierden lo que Dios tiene reservado a causa de la negatividad… no se una a ellos. El Padre está viendo desde arriba… torne su mirada hacia Él, no hacia su problema.

¿La prueba de que está mirando hacia arriba? El agradecimiento hacia Dios (ver 1 Tesalonicenses 5:18).

VIVA EN EL JARDÍN DE LA PUREZA 

Algunos comentan descuidadamente: “Jesucristo murió por mis pecados”, y después siguen pecando. Esta es la razón por la cual algunas promesas no se cumplen (ver Juan 5:14; 8:11). Dios puede traer soluciones a nuestras dificultades, pero lo hace por medio de resolver primero el problema más profundo: el pecado. Algunos parecen olvidar lo corrompido que es el pecado (ver Isaías 3:9). Resistir el pecado no es siempre fácil, pero sí es posible hacerlo (ver Santiago 1:12-16). Manténgase puro (ver 1 Juan 3:3). La pureza personal trae las bendiciones de Dios (ver Salmo 18:20-21).

Jesús clamó: “Está muy triste mi alma” (Marcos 14:34). El siguiente versículo dice: “se postró en tierra, y oró”. La última oración de Jesús antes de ir a la Cruz, la oró postrado con el rostro en el suelo. Muchas veces, el cumplimiento de la promesa de Dios en su vida viene sólo después de echarse a sí mismo delante de Dios, orando en total desesperación.

¿Está desesperado por Dios? Ezequías estaba desesperado (ver Isaías 38:3-5) y su vida fue prolongada. “Fiel es Dios…” (1 Corintios 1:9a)…por lo tanto, recuerde:

LA TARDANZA DE DIOS NO ES UNA NEGATIVA…AGUANTE, LA PROMESA ESTÁ POR VENIR

Pablo declaró en 1 Tesalonicenses 5:24: “Fiel es el que os llama, el cual también lo hará”. Si a usted Dios le dio una verdadera promesa, Él la cumplirá. Sólo recuerde que Él raramente toma atajos para llevarnos al siguiente destino,ni tampoco nos lleva por la ruta panorámica. A veces, Dios nos conduce al desierto de camino a las bendiciones. Cuando nos enfrentamos a pruebas, debemos inclinarnos ante el Maestro (ver Isaías 66:1-2), quien os fortalecerá para seguir adelante hasta que la promesa “esté lista para ser cumplida”.

El tiempo de Dios es siempre perfecto (ver 2 Samuel 22:31), pero usted debe seguir alimentándose y nutriendo Su promesa con la Palabra, la oración y la acción de gracias, pase lo que pase y sin importar cuánto tarde. Sea paciente y espere en Él. Si le ha traído hasta aquí, no está a punto de abandonarle ahora.

Tal vez no lleguen a cumplirse plenamente algunas palabras proféticas porque (por absurdo que parezca) nos impacientamos, intentando ayudar a Dios, inquietos, deseamos echarle una mano. Él no necesita nuestra ayuda, sino nuestra fidelidad (ver 1 Corintios 4:2). En efecto, nosotros colaboramos con Dios, pero debemos recordar que Él es quien hace ascender y descender a cada cual, abriendo y cerrando puertas (ver Salmo 75:6-7).

En resumen: Si usted quiere que se cumpla Su palabra, quédese en el camino principal, evite hacer turismo, mire hacia arriba y manténgase puro en con fe enfocada en Él “Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová” Salmo 27:14.

Al Thomas

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario