HABLENLE A LOS HUESOS SECOS

Ya no permitan que las ataduras del pasado los abracen, pero rompan el poder de la recriminación y sacúdanse el polvo que ha venido por las palabras que se han hablado injustamente.

Dejen que Mi virtud venga ahora, descanse y fluya a través de ustedes para traer sanidad y fuerza a sus huesos. ¿Vivirán estos huesos? Yo les digo el Soplo del Espíritu producirá vida en ustedes porque son mis elegidos, crean y declaren que la victoria es suya. Levántense y atrévanse a creer. No tengan temor; que se convertirán en la esencia de lo que ha sido hablado. Porque Continuar leyendo