HAGASE LA LUZ

Tu palabra es una lámpara a mis pies; es una luz en mi sendero. Salmo 119:105

Debido al huracán Sandy estuve sin electricidad durante quince días y tuve que quedarme con algunos miembros de mi familia. Ya era un milagro que yo no tuviera ninguna inundación en mi casa ya que el agua del mar y las aguas negras inundaron muchas casas y negocios. Que bendición fue cuando llegaron los hombres de la compañía de electricidad y volvieron a conectar la energía con solo pulsar un interruptor. Les pregunté si tendría que encender un piloto o si la calefacción y el agua caliente se encenderían automáticamente. Ellos respondieron que sí, cuando pulse este interruptor, todo al instante quedará restaurado.

El Señor dice: Yo soy así. Yo soy la luz del mundo, también los he llamado a ser la luz del mundo. Levántense y permitan que su luz inunde la oscuridad que está tratando de invadir la tierra. Conviértanse en un guía para todos aquellos que están en densas tinieblas. Conviértanse en una luz para los ciegos espirituales. Levántense y tomen dominio sobre los poderes, los principados y las potestades de las tinieblas y las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Han sido llamados para un momento como este. No se detengan en la vorágine del temor a donde el enemigo esta tratando de llevar a muchos. Tomen su posición en contra de todo lo que es contrario a Mi Palabra, y lo que se opone a lo que ustedes creen.

Así como una lámpara tiene que estar conectada al tomacorriente para se activada, también ustedes deben estar conectados Conmigo. Mi Palabra es luz. Mientras sigan Mi Palabra, esta será una lámpara a sus pies y una luz en su camino que los conducirá y guiará. No sigan a aquellos que no pueden ver porque será como un ciego guiando a otro ciego. Ustedes no pueden ser conducidos por una persona que no tiene visión. Tampoco ustedes pueden tener doble visión. Conforme sienten un cambio en el clima espiritual, no permitan que las cosas de este mundo se infiltren en su visión espiritual. Protejan sus ojos. Tengan cuidado de lo que ven de modo que la luz en ustedes no se convierta en tinieblas. Dice el Señor.

Salmo 119:130 La exposición de tus palabras nos da luz, y da entendimiento al sencillo.

Mateo 5:14-16 Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.

Juan 8:12 Una vez más Jesús se dirigió a la gente, y les dijo:—Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Elaine Tavolacci

NOTA DE MAGIE

Si un aparato  electrónico está desconectado de la corriente eléctrica, no funciona. Lo mismo sucede con nuestra vida, queremos ver grandes cosas de parte de Dios en nuestro medio, pero si no estamos conectados a la fuente del Poder y de la Vida, nunca lo lograremos. Mantenerse conectados es permanecer unidos a Dios como verdaderos adoradores en Espíritu y en verdad. Es venir delante de El con verdadero arrepentimiento, es desear estar a solas con El en oración y grabarnos Su Palabra en el corazón.

Juan 15:1-7 NTV –  »Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Él corta de mí toda rama que no produce fruto y poda las ramas que sí dan fruto, para que den aún más. Ustedes ya han sido podados y purificados por el mensaje que les di. Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Pues una rama no puede producir fruto si la cortan de la vid, y ustedes tampoco pueden ser fructíferos a menos que permanezcan en mí. Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada.  El que no permanece en mí es desechado como rama inútil y se seca. Todas esas ramas se juntan en un montón para quemarlas en el fuego. Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pueden pedir lo que quieran, ¡y les será concedido!

Es de suma importancia que todo hijo de Dios permanezca arraigado y cimentado en la Palabra escrita de Dios mediante la comunión estrecha e íntima con el Padre en su lugar secreto de oración para poder discernir con claridad la voz de Dios. La palabra profética solo es una extensión de Su Palabra.  Si dejamos de lado la lectura de Su Palabra y la comunión intima con El, y solo estamos esperando que los profetas nos hablen de parte de Dios, nunca seremos capaces de discernir las Palabras Proféticas, lo cual puede conducirnos a error o confusión.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario