BAJO CIELOS ABIERTOS

No se en otros países, pero en Guatemala el cielo se ha visto en este primer mes del año muy despejado y los atardeceres han sido esplendorosos. La fotografía que les comparto la capté con mi cámara muy cerca de mi casa, ya que cada vez que miro al cielo el Señor me recuerda las palabras del Salmo 19:1-6 Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje ni palabras ni es oída su voz. Por toda la tierra salió su voz y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol; y éste, como esposo que sale de su alcoba, se alegra cual gigante para correr el camino. De un extremo de los cielos es su salida y su curso hasta el término de ellos. Nada hay que se esconda de su calor.

Hoy me sorprendí al leer la palabra profética para 2013 del Pastor Alejandro Rivas, la cual entre muchas cosas más dice: El cielo cambiara de color, verán los cielos cambiar su tonalidad y les será por señal de que los tiempos cambiaron y cambiaran mucho a partir de este periodo. Verán muy distinto el cielo, dice el Señor de los Ejércitos.

Desde el 2008, Dios aceleró a su pueblo para que ingresara en un nuevo nivel. Fuimos posicionados bajo Cielos que se abrieron por la misma mano de Dios. Ahora estamos parados bajo cielos sin restricción. Este es el tiempo donde debemos ordenar todos los aspectos de nuestra vida para poder reflejar esta realidad.

Alabar bajo cielos abiertos nos permitirá oír los sonidos del Cielo y traerlos sobre la tierra para remover los sonidos del temor y la tristeza. El sonido de la alabanza hará retroceder las tinieblas y creará un nuevo espacio dentro del cual las obras milagrosas de Dios serán derramadas.

El Cielo espera oír nuestras peticiones. La provisión está colgando como una gran gota de agua a punto de caer sobre la tierra y mojarlo todo. Nuestras oraciones sacudirán estas gotas de promesa que regarán nuestras comunidades, nuestra nación y el mundo.

Este año los cielos abiertos nos permitirán ver cosas que antes no vimos, los mismos milagros de la Biblia pero ahora hechos en nuestra vida. Significa que veremos a Dios como Moisés que “caminaba como viendo al Invisible”, muchos verán necesidades pero quienes tengan sus ojos puestos en Dios verán la sobreabundancia. Sólo hay un camino para lograr esto: una reconciliación genuina con Dios y en segundo lugar el acto de reconstruir un lugar para buscar Su presencia para ser llenos de su Santo Espíritu.

Hechos 7:55-56 Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo, y vio la gloria de Dios y vio a Jesús de pie en el lugar de honor, a la derecha de Dios. Y les dijo: «¡Miren, veo los cielos abiertos y al Hijo del Hombre de pie en el lugar de honor, a la derecha de Dios!».

Oremos: “Padre Dios, estoy debajo de tus Cielos abiertos. Me trajiste hasta este lugar para un tiempo como este. Gracias porque los cielos abiertos no están afectados por una tierra cerrada. Clamo a ti, Jehová mi Dios: ¡Aquí estoy! ¡Estoy listo para entrar en tus Cielos abiertos!

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario