UN ANCLA EN MEDIO DE LA TORMENTA

Esta esperanza mantiene nuestra alma firme y segura, como un ancla, y penetra hasta detrás del velo, donde Jesús, nuestro precursor, entró por nosotros y llegó a ser sumo sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec. Hebreos 6:19-20

El Señor está llamando a muchos a ser como María en esta temporada. Conforme El libera una nueva visión, dirección, Su palabra sobre ustedes, mediten en sus corazones por esta temporada. No se precipiten en desechar su visión.  Porque mientras reflexionan en Su palabra para ustedes, en su visión, El traerá confirmación de maneras milagrosas. ¡Esperen en el Señor! Reflexionen en su visión hasta que llegue el cumplimiento. El está a punto de declarar y dar a luz la visión/palabra en sus vidas mientras descansan y meditan en ella.

Cuando leí esta palabra de Lana Vawser recordé las palabras que escuché hace algunos años de un Pastor que bendijo mucho mi vida que decía: . Cuando la visión de Dios viene a nuestro corazón, cuando Dios nos considera fieles para darnos una visión, hay que abrazarla con todas las fuerzas, hay que asirse a la visión como si en ella se nos va la vida. Hay que aguantarla, hay que sostenerla. Mi experiencia es que el diablo va a tratar de abortarte antes de que brote el don de Dios. Mi experiencia es que el diablo va a tratar de hacer todo lo posible por evitarte antes de que nazca la bendición, porque cuando nace, ya al diablo se le fue de las manos. El diablo va a venir a tratar de robarte y arrancarte del corazón la visión antes de que esta haya cuajado” 

Mientras más grande el llamado y el destino, mayor será la guerra espiritual que tendremos que enfrentar. Esos son los Herodes de nuestra vida. ¿Estás dispuesto a ser un vaso humilde, dando luz a los propósitos de Dios en un establo, o dirás “no hay lugar en la posada”?

María fue elegida para ser la madre de Jesús. Sin embargo la Biblia no indica en ningún momento que ella hiciera milagros. Ella simplemente tenía un corazón devoto y una fe y confianza como la de un niño – María dijo entonces: «Yo soy la sierva del Señor. ¡Cúmplase en mí lo que has dicho!» (Lucas 1:38) Por eso, ¡Todos podemos ser como María!

María también había recibido promesas proféticas: su Hijo iba a ser Rey de los Judíos. Así que ¿por qué estaban ellos desterrados, sufriendo en una tierra extraña e incómoda? María no sabía que el plan cronológico profético para el cumplimiento del destino de Jesús tardaría 30 largos, y duros años. Tú también pasarás tiempo en el desierto, en medio de la  aridez y esterilidad. ¿Estás dispuesto a esperar para la cronología del plan de Dios?

CUANDO ESTAMOS ESPERANDO ALGO DE PARTE DE DIOS NUESTRA FE TIENE QUE SER COMO UN ANCLA

Hebreos 6:13-19 Cuando Dios hizo su promesa a Abraham, como no tenía a nadie superior por quien jurar, juró por sí mismo, y dijo: «Te bendeciré en gran manera y multiplicaré tu descendencia.» Y así, después de esperar con paciencia, Abraham recibió lo que se le había prometido. Los seres humanos juran por alguien superior a ellos mismos, y el juramento, al confirmar lo que se ha dicho, pone punto final a toda discusión. Por eso Dios, queriendo demostrar claramente a los herederos de la promesa que su propósito es inmutable, la confirmó con un juramento. Lo hizo así para que, mediante la promesa y el juramento, que son dos realidades inmutables en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un estímulo poderoso los que, buscando refugio, nos aferramos a la esperanza que está delante de nosotros. Tenemos como firme y segura ancla del alma una esperanza que penetra hasta detrás de la cortina del santuario,

No debemos dudar ni olvidar la promesa de nuestro destino en Él. Debemos mantenernos en nuestro rumbo y no apartarnos ni a un lado ni al otro. La prueba de nuestra fe en Él producirá perseverancia, una fuerza que necesitaremos más tarde en la vida. Con toda batalla que superemos, nos haremos más fuertes en Él. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que sacó sus profecías personales y oró por ellas? Conforme lo hacemos, tendremos una visión fresca de los tiempos que vienen, recobraremos la fe y la esperanza renacerá en nuestros corazones. Así que saque las profecías y póngase de acuerdo con Dios.

Ezequiel 12:26 -28 El Señor me dirigió la palabra: «Hijo de hombre, el pueblo de Israel anda diciendo que tus visiones son para un futuro distante, y que tus profecías son a largo plazo. Por lo tanto, adviérteles que así dice el Señor omnipotente: “Mis palabras se cumplirán sin retraso: yo cumpliré con lo que digo. Lo afirma el Señor omnipotente.”

Isaías 46:10 Yo anuncio el fin desde el principio; desde los tiempos antiguos, lo que está por venir. Yo digo: Mi propósito se cumplirá, y haré todo lo que deseo.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario