ANTE EL TRONO DE LA GRACIA

Por tanto, acerquémonos confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para cuando necesitemos ayuda. Hebreos 4:16

La verdadera oración es un acercamiento del alma, por el Espíritu de Dios, al trono de Dios. No se trata de expresar palabras, ni de sentir deseos únicamente, sino que consiste en poner los deseos delante de Dios, en un acercamiento espiritual de nuestra naturaleza con el Señor nuestro Dios.

En el trono de la gracia, Dios está atado por Sus promesas. El pacto contiene muchas promesas de gracia, sumamente grandiosas y preciosas. “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.” Hasta que Dios dijo esa palabra o algo semejante, era Su opción oír una plegaria o no, pero no es así ahora; pues ahora, si se trata de una oración verdadera, ofrecida por medio de Jesucristo, Su verdad lo obliga a oírla. Un hombre puede ser perfectamente libre, pero en el momento en que hace una promesa, no es libre de romperla; y el Dios eterno, no quiere romper Su promesa. Él se deleita en cumplirla. Él ha declarado que todas Sus promesas son Sí y Amén en Cristo Jesús; pero, para nuestro consuelo, cuando inspeccionamos a Dios bajo el excelso y terrible aspecto de un soberano, tenemos esto para reflexionar, que Él está bajo los compromisos del pacto de la promesa de ser fiel a las almas que le buscan. Su trono debe ser un trono de gracia para Su pueblo. (Charles Spurgeon)

El Señor dice: No se afanen Mis amados preocupándose acerca del mañana, porque ¿que de bueno puede venir con la preocupación? ¿Qué puede lograr la ansiedad? Confíen en Mi con todo su corazón, y no se apoyen en su propia prudencia. Póstrense ante Mi, cuando se sientan desalentados con las malas noticias alrededor de ustedes. Póstrense ante Mi, cuando vean las señales de la turbulencia venir. Póstrense ante Mi, cuando se sientan frustrados con los que no escuchan la verdad. Póstrense ante Mi, cuando sus hijos e hijas me desafíen, Yo puedo cambiarlos apenas con un toque. Póstrense ante Mi y reciban Mi Paz. Porque en Mi presencia ustedes encontraran todo lo que necesitan para atravesar los días por venir.

Filipenses 4:6-7 No se preocupen por nada. Que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias, Y que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Cuando nos acercamos al trono de la gracia con corazón humilde en perfecta adoración, el Espíritu fluye y exclama: “¡Abba!”, ¡Papito!  ¡Aquí estoy!  ¡Escúchalo por favor! Entonces Dios Padre, voltea sus ojos y nos dice: “Sí, hijo mío, no temas, yo te ayudaré en este momento apremiante”.  Nos reconforta y salimos de su Presencia con la convicción y certeza de que Dios ha escuchado nuestra petición.  Su misericordia y amor nos llena de paz y volvemos nuevamente al cauce inicial.

Asegúrate de postrarte ante tal presencia. Si Él es tan grandioso, pon tu boca contra el polvo delante de Él, pues es el más poderoso de todos los reyes. Su trono ejerce poder en todos los mundos. El cielo le obedece con alegría, el infierno se estremece cuando frunce Su entrecejo, y la tierra es constreñida a rendirle homenaje, voluntaria o involuntariamente. Su poder puede crear o destruir. Crear o aplastar, es lo mismo de fácil para Él. Alma mía, cuando te acerques al Omnipotente, que es fuego consumidor, asegúrate de quitar tu calzado de tus pies, y de adorarle con humildad sincera.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario