YO ESTOY LIBERTANDO A LOS CAUTIVOS

No amen al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, es decir, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. El mundo y sus deseos pasan; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. 1 Juan 2:15-17

Este es el tiempo y la hora en que Yo derramaré Mi poder sobre un Pueblo dispuesto a recibirlo y utilizarlo de una manera poderosa en los tiempos finales. Por lo cual Yo estoy buscando fe para que fluyan libremente. No la que ha sido contaminada por las preocupaciones del mundo, la vanagloria de la vida, y la concupiscencia de los ojos y de la carne. Estoy buscando un pueblo puro que fluya a través de lo que no ha sido contaminado por las estrategias del diablo para robar, matar y destruir.

Porque hay un poder en la Palabra hablada, y ustedes pueden derribar a uno y a otro por lo que dicen. Observen lo que dicen porque ustedes pueden bendecir o maldecir, incluso por lo que piensan de determinada situación. Porque de lo que hay en el corazón habla la boca, para vida o para muerte, para bendición o para maldición. Yo les ruego este día que elijan la vida porque lo que siembren cosecharán en su propia vida tan solo por lo que hablan.

Yo también estoy buscando un Pueblo que confíe en Mí incondicionalmente, sin importar lo que siente o ve. Este es el tiempo donde el temor y la preocupación corren desenfrenados por todo el camino. Hay tanta ansiedad que no pueden ocultarla más. Hay muchas personas que están hablando de huir donde quiera que van, pero ustedes deben ser un pueblo que es luz en medio de la oscuridad. Si, como un faro para guiar a otros con una palabra de amor y de ánimo, ¿pero como pueden hacer esto si ustedes mismos están atados?

Porque Yo he venido a traerles vida en abundancia. He venido para libertar a los cautivos para que sean capaces de liberar a otros con Mi amor, Mi verdad y Mi gracia. Entonces, cálmense y aprovechen Mi herencia. Usen su autoridad y rompan las cadenas que les atan para que verdaderamente puedan descansar en Mí. Sí, muchos están cansados y son claras sus heridas y enfermedades a causa de la preocupación y el temor, y esto, no debe ser así.

Ustedes están viendo las obras del enemigo,  y dándole crédito por ello,  están ejerciendo su fe en base a ello. Eso es lo mismo que servirle y adorar el reino de las tinieblas. Elijan el día de hoy a quien servirán. Si desean la vida o la muerte. Hay poder en la palabra hablada y también en lo que piensan. ¡Elijan la vida!

Descansen en Mí, Yo soy el que comenzó la buena obra en ustedes y seré fiel en completarla. Yo les digo que estoy dispuesto a darles la vuelta para que regresen a caminar en una nueva luz. Yo voy a hacer el trabajo a través de ustedes si se deciden a dar el primer paso que es confiar en Mí. Y cuando den un paso adelante, Yo los llevaré a través de los  tiempos difíciles, Yo los fortaleceré. Si, Yo los ayudaré, y sostendré con firmemente su mano derecha, en el lugar de poder y fuerza.

Josué 24:15 Si no desean servir al Señor, decidan hoy a quien servirán, ya sea a los dioses a los que sus antepasados servían al otro lado del río Éufrates, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra viven. Pero yo y mi familia serviremos al Señor.

Romanos 8: 18-27 Pues no tengo dudas de que las aflicciones del tiempo presente en nada se comparan con la gloria venidera que habrá de revelarse en nosotros. Porque la creación aguarda con gran impaciencia la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino porque así lo dispuso Dios, pero todavía tiene esperanza, pues también la creación misma será liberada de la esclavitud de corrupción, para así alcanzar la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación hasta ahora gime a una, y sufre como si tuviera dolores de parto. Y no sólo ella, sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos mientras esperamos la adopción, la redención de nuestro cuerpo. Porque con esa esperanza fuimos salvados. Pero la esperanza que se ve, ya no es esperanza, porque ¿quién espera lo que ya está viendo? Pero si lo que esperamos es algo que todavía no vemos, tenemos que esperarlo con paciencia. De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues no sabemos qué nos conviene pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Pero el que examina los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario