DIOS TE PIDE DAR UN PASO DE FE

Sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él existe, y que sabe recompensar a quienes lo buscan. Hebreos 11:6

El Señor dice: ¿Cuál será el paso de fe que darás en esta nueva temporada? Es el primer paso que te llevará a la victoria. Te será dada la oportunidad de dar un paso adelante en fe, en un nuevo camino. Tú eres una persona sobrenatural, y tu Dios está diciendo: Da un paso de fe para comenzar esta nueva y emocionante travesía, y con tu primer paso, lo sobrenatural te será revelado. Bill Burns

Todos sabemos que somos llamados a vivir por fe, pero la fe sin acción no es suficiente. Todos tenemos problemas, pero los cristianos son más propensos a rendirse fácilmente y no luchar con su arma más poderosa: LA FE

Mateo 11:12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

Este verso de la Biblia y las palabras de Judy Jacobs en su libro “Arrebátalo” impulsaron mi fe, sobre todo a hacer cosas locas con tal de obtener mis milagros. Toda persona que haya ejercitado alguna vez la fe violenta, ha pagado un precio para lograr ese nivel de fe.

Dios me dio un llamado y me dijo que quería usarme para Su gloria, yo le creí y me atreví a dar pasos de fe. Estaba acostumbrada a hablarle a los grupos pequeños en casa cuando me invitaron a predicar a un grupo de 150 mujeres un Día de la Madre. No me intimidé cuando llegue al lugar, pero me sentía como Pedro intentando caminar sobre el mar, mis pies se hundían.

Me paré y comencé a hablar, no lo hice con tanta elocuencia, no tenía la experiencia, tan solo mi fe, la pasión y la obediencia. Lo que percibí de quienes me habían invitado que estaban justo atrás del salón, fue un murmullo y gestos de “no me gusta”. Fue entonces cuando comencé a clamar dentro de mí. “Dios respáldame en esto”. La invitación que tenía con las mismas personas para el siguiente mes me la cancelaron, pero eso no evitó que yo siguiera creyéndole a Dios por mi llamado. Me atreví a dar el primer paso y a reconocer que cada vez que me paro frente al público a predicar, no es en mis fuerzas, sino en el poder del Espíritu Santo.

En Números 13, los doce espías fueron enviados por Moisés a espiar la Tierra Prometida. Diez de ellos vieron en lo natural, pero hubo dos (Josué y Caleb) que “tenían un espíritu diferente”: un espíritu violento. No hay duda de que ellos vieron en lo natural, pero miraron más allá de lo natural y vieron lo sobrenatural.

La situación no parecía buena porque había gigantes allí, pero Josué y Caleb no lo consideraron como oposición. Ellos lo consideraron como una oportunidad de que Dios fuera quien Él dijo que era para los hijos de Israel. Ellos anunciaron a Moisés y al pueblo de Israel: “Subamos de inmediato, y tomemos posesión de ella; porque podemos derrotarlos”.

Cuando te enfrentes con gigantes, no los niegues ni finjas que no están ahí. ¡No! No niegas el hecho, sino que crees la verdad. El hecho es que, en lo natural, hay gigantes. Es cierto que tienes un cáncer, pero lo cierto es que: “Por su llaga fuimos curados”. Y entonces declara, como hizo Josué: “Puedo conquistarlo”.

Siempre habrá gigantes, y la mala noticia es que los gigantes son cada vez más grandes. Siempre habrá una oposición a tu misión. Si no me crees, entonces simplemente intenta bajar de peso y abrirán una pastelería muy cerca de tu casa. Si estás orando por la salvación de tu esposo, él se rebelará aún más. Si oras por la salvación de tus hijos, ellos se irán y harán algo que te avergüence.

Siempre habrá una oposición a la misión que Dios te ha encomendado. Por eso, no puedes caminar en lo natural, sino en lo sobrenatural. “El justo por la fe vivirá” (Hebreos 10:38). Dios nos ha dado propósito, destino y promesas, y Él guarda sus promesas y las cumple. Cuando te encuentres con esos gigantes, tienes que tener un espíritu como el de David, que dice: “Tú vienes a mí con lanza, con espada y con escudo, pero yo vengo a ti en el nombre del Señor”. David se encontró con su Goliat, y el gigante se encontró con su muerte.

Hebreos 11:32-34 ¿Y qué más puedo decir? Tiempo me faltaría para hablar de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas, que por la fe conquistaron reinos, impartieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, escaparon del filo de la espada, sacaron fuerzas de flaqueza, llegaron a ser poderosos en batallas y pusieron en fuga a ejércitos extranjeros.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario