Se abren los cerrojos

Yo iré delante de ti, y te allanaré los lugares torcidos; haré pedazos puertas de bronce y cerrojos de hierro, te entregaré tesoros escondidos y te daré a conocer recónditos secretos, para que sepas que yo soy el Señor, el Dios de Israel, que te llamo por tu nombre. Isaías 45:2-3

Yo derramaré Mi Espíritu sobre Mi Pueblo para castigar al enemigo a través de la unción que pondré sobre Mis escogidos. Yo me regocijaré en la gran victoria que está a punto de brotar. Yo cumpliré todo lo que los he llamado a realizar. Yo he venido para destruir las obras del enemigo, y trabajaré a través de Mi Pueblo para hacer precisamente eso. Voy a romper las puertas de bronce y liberaré las promesas que le he dado a Mi Pueblo. Lo que les he prometido vendrá en el poder de Mi Reino. No descansaré hasta que un manto sea puesto sobre los hombros de Mi amada. Yo les traeré lo que desde su nacimiento les pertenece y los llevaré a su destino. Ustedes caminarán sabiendo que llevan Mi autoridad. Dice el Señor.

Yo voy a revelar las actitudes y motivaciones que el enemigo sigue siendo capaz de utilizar. Estos son los días en que la revelación que Yo te traigo va a quitar las trampas en las que has caído una y otra vez. Prepárate para rendirte a esta importante obra a través de una evaluación honesta de tu propia naturaleza carnal. Prepárate para moverte más alto espiritualmente, dice el Señor.

1 Corintios 3:3 porque aún son gente carnal. Pues mientras haya entre ustedes celos, contiendas y divisiones, serán gente carnal y vivirán según criterios humanos.

Esta palabra del Señor que nos comparten los Esposos Burns nos muestra una vez más el corazón del Padre, Su anhelo más grande de ver a Su Pueblo en libertad. Los tiempos pueden parecer duros y los gigantes difíciles de derrotar, sin embargo, es el poder de Dios y nuestra fe la que romperá cualquier estrategia que el enemigo esté usando para mantenernos cautivos en sus cadenas de derrota.

Como hijos de Dios tenemos el poder y la unción del Espíritu Santo para usarla en el momento en que más lo necesitemos, debemos caminar con Dios. Debemos tener intimidad con El. Debemos mantener siempre abierto nuestro corazón, nuestros ojos y oídos espirituales para escuchar su voz con claridad. El nos dirá sus secretos, en el lugar secreto. Nuestra alianza con Dios nos pondrá en la posición de ser más listos que las maquinaciones y trampas del enemigo porque El nos enseñará cómo discernir sus planes perversos. Arrojará luz sobre las cosas oscuras, enderezará lo torcido y allanará los lugares escabrosos. Dios estará a nuestro lado y nos ayudará.

Isaías 45:5-7 Yo soy el Señor, y nadie más. No hay Dios fuera de mí. Yo te vestiré para la batalla, aunque tú no me conoces, para que desde la salida del sol hasta el ocaso todos sepan que yo soy el Señor, y que aparte de mí no hay otro Dios. Yo soy el que ha creado la luz y las tinieblas; yo soy el que hace la paz y crea la adversidad. Yo, el Señor, soy el que hace todo esto.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario