El desierto florecerá

Hasta el lugar desolado y el desierto estarán contentos en esos días; la tierra baldía se alegrará y florecerá el azafrán de primavera. Así es, habrá abundancia de flores, de cantos y de alegría. Los desiertos se pondrán tan verdes como los montes del Líbano, tan bellos como el monte Carmelo o la llanura de Sarón. Allí el Señor manifestará su gloria, el esplendor de nuestro Dios. Isaías 35:1-2

Muchos en el Cuerpo de Cristo han estado atravesando una temporada prolongada de “PROCESO”. Esta es una buena manera de decir que las cosas no han ido tan bien, o de … Continuar leyendo