Diga el débil, !Fuerte Soy!

…Extiende también tu mano, y permite que se hagan sanidades y señales y prodigios en el nombre de tu santo Hijo Jesús.» Cuando terminaron de orar, el lugar donde estaban congregados se sacudió, y todos fueron llenos del Espíritu Santo y proclamaban la palabra de Dios sin ningún temor. Hechos 4:30-31

Muchas veces cuando me veo abrumada pregunto: “¿Cómo puedo hacer esto?”. El Señor me responde: “Puedes lograrlo por mi Espíritu cuando esperas en Mí. Lo puedes realizar por medio de Mi gracia. Puedes lograrlo Conmigo. Puedes hacerlo en Mi presencia. Puedes lograrlo en obediencia, aún cuando no quieras obedecer, Continuar leyendo