Estamos a punto de experimentar un cambio de nombre

Las naciones verán tu justicia, y todos los reyes tu gloria; recibirás un nombre nuevo, que el Señor mismo te dará. Isaías 62:2

Me encontraba en una reunión profética y se acercó a mi el Profeta Hernán Acosta. Me pregunto: ¿cómo te llamas? Yo le di mi nombre usual, el dijo: No, no te llamas así. Tu nombre es “Débora”. Realmente estaba hablando del llamado de Dios a mi vida. La Biblia nos da muchos ejemplos de personas a las cuales Dios le cambio el nombre a fin de que cumplieran el propósito para el cual El los había llamado.

Dios cambio los nombres de Abram y Sarai – Génesis 17:5 Ya no te llamarás Abram, sino que de ahora en adelante tu nombre será Abraham, porque te he confirmado como padre de una multitud de naciones. 15-16 También le dijo Dios a Abraham:—A Saray, tu esposa, ya no la llamarás Saray, sino que su nombre será Sara. Yo la bendeciré, y por medio de ella te daré un hijo. Tanto la bendeciré, que será madre de naciones, y de ella surgirán reyes de pueblos.

Dios también cambio el nombre de Jacob. Génesis 32:27-28 —¿Cómo te llamas? —le preguntó el hombre.—Me llamo Jacob —respondió. Entonces el hombre le dijo: —Ya no te llamarás Jacob, sino Israel porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.

Este nombre que Dios nos da nos muestra la transformación que El Señor opera en nuestra naturaleza y carácter. Dios nos dará un nuevo nombre cómo símbolo de una identidad celestial.

Apocalipsis 2:17 – El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.

Oro porque esta palabra de Garris Elkins traiga fe y revelación a tu vida de tu nuevo nombre. Ora y allí en lo secreto pídele que te revele tu nueva identidad, una con propósito y destino.

Durante las últimas semanas el Señor ha estado hablándome y diciendo que El está soltando nuevos nombres para esta temporada. Mientras yo esperaba y escuchaba al Señor, El comenzó a compartir Su corazón para Su Iglesia”

UN NUEVO NOMBRE PARA UNA NUEVA TEMPORADA

Tu estás a punto de experimentar un cambio de nombre. Este no será un cambio en tu nombre de pila, serán un cambio de nombre en el Espíritu. Yo estoy haciendo este cambio para que puedas entrar en la nueva temporada completamente definido para el trabajo que Yo estoy a punto de completar.

Tu también puedes llevar contigo nuevos nombres para pronunciar sobre los que se sienten perdidos en la desesperanza y la desilusión. Cuando hables esos nuevos nombres, nuevas temporadas serán liberadas. Levántate y comienza a hablar esos nuevos nombres y mira lo que yo voy a hacer.

Algunos de ustedes han permitido que definiciones naturales determinen y limiten Mi trabajo en sus vidas. Hagan un intercambio Conmigo. Entréguenme sus antiguos nombres con los que se han aferrado a la derrota y a una vida sin sueños, y Yo les daré nuevos nombres llenos de esperanza y promesas para su futuro.

En este día, estoy realizando un cambio de nombre entre Mi pueblo. Mientras reciben estos nuevos nombres serán llevados a un nuevo territorio.

  • Levántense profetas y comiencen a profetizar nuevos nombres a Mi Pueblo.
  • Cuando el fatalismo les robe su futuro profeticen el nombre “Hay esperanza”
  • Cuando los soñadores dejen de soñar llámenlos “Soñadores de Dios”
  • Cuando las personas se sientan desconectadas llámenlos “Redimidos por el Señor”
  • Cuando alguien haya sido abandonado, declaren el nombre “Amado”

Así como Mi palabra entró en la masa amorfa de la creación, así lo harán las palabras que ustedes hablen en Mi nombre, lograrán el mismo efecto creativo cuando sean soltadas sobre todos aquellos que escuchen estas palabras. Los elementos en sus vidas comenzarán a formar una nueva temporada en la que se reunirán alrededor de Mi palabra.

Comencemos a regocijarnos como si fuéramos nuevos padres con un niño por nacer. Prepárense para creer y soñar de nuevo. Comiencen a vivir con la expectativa de cosas mayores. Les he dado un nuevo nombre para una nueva temporada para hacer un nuevo trabajo.

En el nombre de Jesús, decretamos que este es el “año de los camellos” que todas las bendiciones se manifestarán y florecerán. Decretamos que estamos en tiempos de nuevos comienzos, que muchas cosas serán dadas a luz,  que el Señor nos da las fuerzas para concebir y fuerzas para parir. Decretamos que si todavía no hay semilla en el granero, ni la vid ha dado su fruto, y si la higuera, el granado y el árbol de olivo no han florecido, hoy es el tiempo de la bendición, hoy es el tiempo de la cosecha, hoy es el tiempo de florecer, hoy es el tiempo de la respuesta. Hoy es el tiempo de recibir un nuevo nombre que nos de una nueva identidad y destino.

«No temas, que yo te he redimido; te he llamado por tu nombre; tú eres mío. Isaías 43:1

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario