!Yo estoy aquí, Contigo!

Tu Espíritu me acompaña a todas partes; no puedo escapar de tu presencia. Si subiera al cielo, allí estarías; si bajara a las profundidades de la tierra, allí estarías. Si fuera al oriente donde nace el sol, allí estarías; o al occidente, al fin de los mares, allí estarías. Aun allí me tomarías de la mano y me conducirías; tú fuerte mano derecha me ayudaría. Salmo 139:7-10

Cuando pasamos por grandes pruebas, no siempre es fácil confiar. Sabemos que debemos hacerlo, pero nos cuesta a veces. Sin embargo, hay algo que debemos tomar en cuenta, y es el hecho de … Continuar leyendo