Las puertas están abiertas

¡Mira! Ya estoy a la puerta, y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, yo entraré en su casa, y cenaré con él, y él cenará conmigo. Apocalipsis 3:20

Las puertas siempre han estado abiertas para nosotros a través de la obra terminada de Cristo pero, en la mayor parte, la rebajamos hacia una mentalidad terrenal. Muchas puertas se abren pero en cada puerta hay pecados, guerra espiritual y trabas en la entrada de la puerta para que no pasemos al otro lado, pero Dios promete estar allí para ayudarnos a atravesar la puerta hacia nuestro destino. Continuar leyendo