ESTA TEMPORADA DE OTOÑO ES UNA TEMPORADA DE GLORIA

Muchos de ustedes sienten que han estado dando a luz por mucho tiempo, el pujo y el dolor ha durado más de lo que nunca se imaginaron. Mi pueblo esto es porque muchos de ustedes darán a luz algo más grande de lo que nunca soñaron. Están a punto de hacer nacer algo de Mi que contendrá tanta vida, tanta de Mi revelación, tanta manifestación de Mi gloria que el parto ha tomado más tiempo que todos porque debe madurar antes de ser liberado, y ustedes deben tener la fuerza y el carácter Mío para ser capaces de contener esto que estoy soltando para ustedes.

Doug Addison nos envió con la Palabra Profética de Noviembre lo que Dios le mostró para este mes y dijo: Dios me habló que el 31 de Octubre fue un día de cambio. Tuve una experiencia espiritual donde Dios me habló la palabra “APERTURA”. Ese día estaba batallando en oración cuando oí con claridad que la apertura para muchas personas está muy cercana, es como una membrana delgada.

Hoy confirma esta palabra Victoria Boyson, ella escribió: “¡Este es el día de los cautivos de Su gloria!. Estamos viviendo este día y vamos a soltar Su gloria dentro de la atmósfera, con las palabras que provienen de nuestro corazón. Por lo tanto, pónganse de pie y que el mundo sepa que ¡Hay un Dios vivo!”.

“Dios me mostró que Su Novia (nosotros Su Iglesia), está embarazada y se siente miserable. Pero en Octubre de 2013 la fuente se rompió, Noviembre será nuestro tiempo para pujar y dar a luz, para liberar la gloria de Dios en el universo. En Diciembre veremos el alumbramiento de lo que hemos estado esperando – el avance”.

En lo personal, Noviembre es el mes en que más he llorado y gemido de dolor. Y Dios ha confirmado de mil maneras estas palabras proféticas en mi corazón, por lo cual le animo hoy a creer, a abrir su corazón para recibir, a ser entendido en los tiempos que estamos viviendo para estar preparados.

 ¡Este es el tiempo de pujar! Muchos estamos ahora en ese proceso. Sin embargo, es igualmente cierto que hay un dolor agudo y desesperante que viene con dar a luz.  El trabajo de parto conlleva dolor y aflicción, es el cruzar por un sitio estrecho de transición.

Esta es una clase especifica de oración que, al mismo tiempo, da a luz y guerrea (Isaías 66:7-9) (Isaías 42:12-14). Cuando una persona entra en un periodo de dolor y aflicción (dando a luz y/o guerreando), experimentará pesadez, opresión, una profunda y penetrante preocupación, una ansiedad que no se puede sacudir acerca de una condición o situación. A veces, la aflicción se extiende por semanas o meses, particularmente cuando Dios le pone carga a una persona acerca de algo o alguien.

Ardua labor, dolor y aflicción se define como dar a luz, sentirse asqueado, desmayado, afligido o fatigado, sufrido, perturbado, inquietado.  En latín antiguo era un instrumento de tortura compuesto de tres varas donde una persona era atada.  Estar en dolor es estar perturbado, acongojado, en agonía, sufrir.  En otras palabras, no es una experiencia muy cómoda que digamos.  En muchas ocasiones, la persona, inicialmente, interpreta el dolor emocionalmente y se vuelven introspectivos, sospechando que hay algo mal con ellos.  Sin embargo, no es una emoción, es la carga del Señor, la voz del Señor que viene como una carga para llamar a la persona a unirse a El para dar a luz y/o ir a la guerra. La única manera de liberar el dolor y la aflicción es a través de la oración. La persona se sentirá abrumada por una situación en particular, hasta que es liberada a través de la oración intercesora.

¡Este no es el momento para desmayarse! ¡Sujétese de los lados de la cama y puje! No puedes detenerse hasta que haya parido todo lo que Dios ha puesto en su interior. ¡Levántese! Hay un Rey en su  vientre y está pateando con vida en su espíritu. Es el niño del destino, la semilla del mañana y el viento de la expectación. No lo aborte. Aliméntelo y abrácelo, pero no lo pierda. Es el Rey. Es el Cristo en usted. La esperanza de gloria. De hecho, se dará cuenta que todo lo que necesita para sobrevivir ya está en algún lugar dentro de su vientre esperando para nacer.

Juan 16:21 Cuando la mujer está para dar a luz, tiene aflicción, porque ha llegado su hora; pero cuando da a luz al niño, ya no se acuerda de la angustia, por la alegría de que un niño haya nacido en el mundo.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario