EN 2014 UN GRAN BANQUETE PARA TI Y PARA MI

«“¡Dichosos los que han sido convidados a la cena de las bodas del Cordero!” » Apocalipsis 19:9

Es interesante notar como Jesús compara siempre el Reino de los Cielos a un  banquete. Lucas 13:29 Habrá quienes lleguen del oriente y del occidente, del norte y del sur, para sentarse al banquete en el Reino de Dios. En la mesa encontramos misericordia de Dios, aunque estábamos condenados a muerte, hoy podemos comer en la mesa del Rey.

2014 sin duda será el mejor año de nuestras vidas. Es un año para poseer el Reino de Dios, de volver a las “Sendas Antiguas”. Las que Jesús caminó cuando vino a la tierra para darnos un ejemplo y las que nos traerán gloria, honra y vida eterna. Con su propia vida nos enseñó cómo vivir en santidad. Aceptar el Reino de los cielos era la manera de comenzar a caminar en las sendas antiguas.

Juan 14:5-6 Tomás le dijo: Señor, si no sabemos adónde vas, ¿cómo vamos a conocer el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.

2014 es un año para buscar la obediencia, la santidad, y la integridad en nuestras vidas. Dios quiere que volvamos a una incomparable vida de integridad y carácter. Dios le pide hoy a su pueblo que se separe del mundo y que se vuelva a El con todo su corazón. El número 4 en el calendario hebreo significa “PUERTA” significa también un camino, un sendero. Esta asociada con fructificación y multiplicación.

Juan 10: 7-9 Entonces Jesús les dijo de nuevo: En verdad, en verdad os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que vinieron antes de mí son ladrones y salteadores, pero las ovejas no les hicieron caso. Yo soy la puerta; si alguno entra por mí, será salvo; y entrará y saldrá y hallará pasto.

Hay puertas abiertas para que podamos entrar a lugares bendecidos. Son puertas para entrar y están abiertas. Los judíos también graficaban con la letra DALET a un hombre pobre postrado en sus rodillas, con una gran carga encima y figuraba humillación, sacrificio, soledad, vaciado de sí mismo. La letra DALET además significa herido, lastimado, golpeado, que sufre enfermedades, destrozado, humillado, traspasado, mudo y silencioso.

¿No le reflejan todas estas palabras el cuadro de Isaías 53 donde se habla proféticamente acerca de Jesucristo y lo que el hizo en la cruz? DALET es una figura de Jesús, y la Palabra lo dice que el vino a llevar nuestras maldiciones en lugar nuestro para que podamos en él ser bendecidos. ¡El fue a la cruz a padecer y sufrir, no para ser nuestro ejemplo de dolor, sino que el sufrió voluntariamente para ser nuestro redentor, nuestro Salvador, para darnos su justicia, su sanidad sus riquezas, su gozo, etc.! Cuando uno ve la letra DALET uno ve a Jesús llevando nuestras maldiciones en lugar nuestro. Todo lo que necesitamos para el 2014 y la eternidad, sea espiritual o físico, financiero o material, emocional o afectivo han sido provistos en un solo sacrificio: ¡El de Jesucristo en la cruz del calvario!” ¡Amén!

¡Pidámosle al Señor que podamos verlo en éste tiempo de una manera nueva! Permitámosle este 2014 soplar sobre las brasas de nuestro corazón para que se encienda nuestra pasión por El.  2014 será un año de “Redención” y “Salvación”, un año para entrar a la tierra que fluye leche y miel que son símbolos de Su Palabra viva. ¡Gustemos este año la dulzura de la Palabra del Señor y gustemos que El les bueno! “Amos 8:11 He aquí, vienen días —declara el Señor Dios— en que enviaré hambre sobre la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír las palabras del Señor”. Si de nuevo  redescubrimos las “sendas antiguas” de Dios y  empezamos a caminar en ellas, podremos decir confiadamente “Pero en cuanto a mí y a mi familia, nosotros serviremos al Señor” Josué 24:15

OREMOS:

Amado Señor: A medida que aprendo tus justas ordenanzas, te daré las gracias viviendo como debo hacerlo. Obedeceré tus decretos. ¡Por favor, no te des por vencido conmigo! No quites jamás de mi boca la palabra de verdad, porque yo espero en tus ordenanzas. Y guardaré continuamente tu ley, para siempre y eternamente. Y andaré en libertad, porque busco tus preceptos.

Me esforzaré por encontrarte, no permitas que me aleje de tus mandatos. He guardado tu palabra en mi corazón, para no pecar contra ti. Te alabo, oh Señor; enséñame tus decretos. Sé bueno con este siervo tuyo, para que viva y obedezca tu palabra. Abre mis ojos, para que vea las verdades maravillosas que hay en tus enseñanzas. No soy más que un extranjero en la tierra. ¡No escondas de mí tus mandatos!

Estoy tirado en el polvo; revíveme con tu palabra. Te conté mis planes y me respondiste. Ahora, enséñame tus decretos. Ayúdame a comprender el significado de tus mandamientos, y meditaré en tus maravillosas obras. Lloro con tristeza; aliéntame con tu palabra. Líbrame de mentirme a mí mismo; dame el privilegio de conocer tus enseñanzas. He optado por ser fiel; estoy decidido a vivir de acuerdo con tus ordenanzas. Me aferro a tus leyes. Señor, ¡no dejes que pase vergüenza! Perseguiré tus mandatos, porque tú aumentas mi comprensión.

Enséñame tus decretos, oh Señor; los cumpliré hasta el fin. Dame entendimiento y obedeceré tus enseñanzas; las pondré en práctica con todo mi corazón. Hazme andar por el camino de tus mandatos, porque allí es donde encuentro mi felicidad. Dame entusiasmo por tus leyes en lugar de amor por el dinero. Aparta mis ojos de cosas inútiles y dame vida mediante tu palabra. Confirma a tu siervo tu promesa, la promesa que hiciste a los que te temen. Ayúdame a abandonar mis caminos vergonzosos, porque tus ordenanzas son buenas. ¡Anhelo obedecer tus mandamientos! Renueva mi vida con tu bondad. ¡Oro con todo el corazón; ¡respóndeme, Señor! Salmo 119

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario