MI PALABRA COBRARA VIDA EN TI Y SACIARA TU SED

Pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás. Más bien, el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que fluya para vida eterna.» Juan 4:14

Cada uno de nosotros debería poseer la profunda convicción de que solamente Dios tiene aquello que saciará los anhelos más intensos de nuestro ser. Chuck Pierce nos comparte esta palabra que viene a confirmar una vez más el año 2014 como el año de la miel. Recordemos que este año 5774 en el calendario hebreo, esta simbolizado por la palabra. DALET la cual incluye también entre sus variados significados: Abeja, miel, cera y panal. Este año profético 5774 es el año de la miel. La miel también describe la dulzura de la Palabra de Dios como dice el Salmo 119:103 ¡Cuán dulces son tus palabras en mi boca! ¡Son más dulces que la miel en mis labios!

El Señor dice:

Hoy vuelvo a visitarte, vuelvo a visitarte como lo hice con la mujer en el pozo. Ella vino y habló sobre cómo beber, pero Yo le respondí: “Yo te daré agua y no tendrás más sed”. Algunos de ustedes leyeron la Palabra y se volvió rancia porque estuvieron bebiendo de esa misma Palabra demasiado tiempo. ¡Pero Yo digo que vuelvan a beber! Vuelve a beber, porque la Palabra cobrará vida en ti y te refrescará.

Una vez que bebas, nunca más volverás a tener sed porque te estoy despertando mientras bebes y estoy despertando tu espíritu en ese lugar que pensabas que estaba muerta. Cuando abras la Palabra, las palabras cobrarán vida para ti. Mientras lees la Palabra y bebes, no podrás retenerla. En lugar de ello, brotará desde tu espíritu, decretarás algo y verás que esa palabra se establece. ¡Vuelve a beber!”.

Me siento totalmente desanimado; ¡infúndeme vida, conforme a tu palabra! Te he contado mis planes, y me has respondido; ahora dame a conocer tus estatutos. Hazme entender cómo andar en tus mandatos, para que medite yo en tus maravillas. La ansiedad me corroe el alma; ¡susténtame con tu palabra! Apártame de andar tras la mentira, y en tu misericordia enséñame tu ley. Yo he escogido seguirte fielmente; y tengo presentes tus sentencias. Señor, yo me ciño a tus testimonios; ¡no permitas que sea yo avergonzado! Quiero seguir la senda de tus mandamientos, porque tú le das libertad a mi corazón. Salmo 119: 25-32 RVC

Con amor  y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario