UNA PEQUEÑA NUBE EN EL HORIZONTE

Y Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe; porque se oye el estruendo de mucha lluvia. Reyes 18:41

Por muchos años el Cuerpo de Cristo ha estado clamando a Dios por otro gran avivamiento. Hay una escritura en 1 Reyes 18:41 cuando el profeta Elías le dice a Acab que hay un sonido de una abundante lluvia. Luego oró y envió a su siervo, anda y mira hacia el mar. El siervo no vio nada, así que Elías lo manda que vuelva a mirar siete veces. El regresó y le dijo a Elías que miraba una pequeña nube sobre el mar, como una mano de hombre. Esta fue una señal que la lluvia estaba llegando. Cuando esto aconteció, el cielo se puso negro con nubes y viento y hubo una gran lluvia. De la misma manera, algunos de nosotros estamos escuchando el sonido, algunos estamos comenzando a ver una nube como la mano de un hombre, pero hay una lluvia abundante que se aproxima.

El Señor dice:

Yo estoy enviándoles una lluvia abundante, la temprana y la tardía. Mientras ustedes se lanzan por fe y abren sus ojos espirituales, comenzarán a ver la lluvia llegar. Al abrir sus oídos espirituales escucharán el sonido de un avivamiento que se aproxima. Estoy a punto de traer muchas corrientes juntas para este gran derramamiento, y conforme ustedes miran, comenzarán a  ver una pequeña nube como la mano de un hombre. En esta temporada de lluvia, pidan por la lluvia. Hay una dimensión que está disponible para ustedes, y mientras dan el paso y me permiten llevarlos más profundamente, comenzarán a experimentar un nuevo nivel de Mi gloria. En este tiempo de aceleración, escuchen Mi voz y ríndanse a Mi. Yo estoy buscando vasijas dispuestas y obedientes que serán portadoras de Mi gloria y darán paso a la lluvia de los últimos tiempos. No se queden afuera sino que entren en lo que Yo estoy soltando. No se sientan indignos, porque muchos serán usados en el lugar secreto Conmigo.

Los días por venir serán gloriosos para los que lo reciban. Muchas cosas sucederán y multitudes serán traídas al Reino. Muchos experimentarán avances de proporciones significativas, habrá grandes milagros que acompañarán este derramamiento. Lo que parecía imposible para los hombres se convertirá en un suceso natural. No se dejen influenciar por todos aquellos que tienen una fe vacilante, sino manténganse firmes sabiendo que Yo velaré sobre Mi palabra para ponerla por obra. No tengan nada que ver con aquellos que tratarán de cortar el fluir de Mi río. No permitan que nada los desvíe de esta verdad. No se desanimen cuando la oscuridad parezca estar dominando, porque de las nubes oscuras traen la lluvia. Ustedes verán que la gloria de esta segunda casa será mayor que la de la primera y en este lugar traeré paz, dice el Señor. (Elaine Tavolacci)

 Deuteronomio 11:12-17  Es una tierra que el Señor tu Dios cuida; los ojos del Señor tu Dios están siempre sobre ella, desde el principio hasta el fin del año. Y sucederá que si obedecéis mis mandamientos que os ordeno hoy, de amar al Señor vuestro Dios y de servirle con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma, El dará a vuestra tierra la lluvia a su tiempo, lluvia temprana y lluvia tardía, para que recojas tu grano, tu mosto y tu aceite. Y El dará hierba en tus campos para tu ganado, y comerás y te saciarás. Cuidaos, no sea que se engañe vuestro corazón y os desviéis y sirváis a otros dioses, y los adoréis. No sea que la ira del Señor se encienda contra vosotros, y cierre los cielos y no haya lluvia y la tierra no produzca su fruto, y pronto perezcáis en la buena tierra que el Señor os da.

Zacarías 10:1 Pedid lluvia al Señor en el tiempo de la lluvia tardía al Señor que hace los nubarrones; El les dará aguaceros, y hierba en el campo a cada uno.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario