¿CANSADOS DE ESPERAR?

Yo, por mi parte, pondré la mirada en el Señor, y esperaré en el Dios de mi salvación. ¡Mi Dios habrá de escucharme! Miqueas 7:7

Muchos de nosotros comenzamos el año expectantes, declarando un año de cumplimiento de promesas, sin embargo conforme ha ido pasando el primer mes, muchos nos hemos sentido desanimados, como si estuviéramos llevando un invisible peso de opresión. Por mucho tiempo hemos esperado que nuestras oraciones sean contestadas y hemos perdido la esperanza, el gozo y la paz. Nos hemos sentido solos.

El Señor nunca nos dejará ni nos desamparará, y siempre tiene una palabra a tiempo que nos anima a seguir creyendo y esperando. El Salmo 37:7 nos aconseja: Quédate quieto en la presencia del Señor, y espera con paciencia a que él actúe. ¿Qué haces mientras te preparas para recibir… te preocupas y te quejas?

El Señor dice:

Mis hijos, Yo los saque de los lugares antiguos en los que estuvieron por muchos años, y los he traído a un nuevo lugar de transición y espera. No pueden volver atrás porque la puerta del pasado se cerró para ustedes, no pueden ir hacia delante porque la puerta nueva aún no aparece. Pero Yo les digo este día Mis preciosos amados, que una nueva puerta está a punto de aparecer para ustedes, así que Yo los llamo a estar en paz en estos momentos y solamente confiar en Mi mientras esperan en este tiempo de desafíos.

Sepan que aunque no ven un camino a seguir en este momento, Yo tengo todo planeado para ustedes y no tienen porque preocuparse. Usen este tiempo de espera para acercarse más a Mi en oración. Yo tengo mucho que decirles, así que vengan y permítanme tener con ustedes comunión de una manera más íntima. Se graduaron de todo lo que quedó atrás y pronto serán comisionados en lo que está delante, así que no se desanimen, que no desmaye su corazón. Mantengan su corazón y mente en Mi solamente en este tiempo de espera, será mucho más fácil para ustedes. Sepan que Yo estoy con ustedes en estos momentos en su “Sala Divina de espera”.

Salmo 62:5-8 Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de él es mi esperanza. El solamente es mi roca y mi salvación. Es mi refugio, no resbalaré. En Dios está mi salvación y mi gloria; En Dios está mi roca fuerte, y mi refugio. Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario