PAN DEL CIELO QUE SACIARA TU HAMBRE

—Yo soy el pan de vida —declaró Jesús—. El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed. Juan 6:35

Muchas personas se están sintiendo inquietas y desorientadas en estos momentos, y existe una buena razón para ello. Dios ha estado “destetándonos” de los placeres del pecado y del mundo, para hacernos entrar en los placeres de Su Reino. Estamos en un tiempo donde están siendo separadas muchas de las cosas que nos han tenido atados, un tiempo donde somos “desprendidos” o “sacudidos” para separarnos de aquellas cosas que no podemos llevar a nuestra “nueva tierra” o a nuestra promesa. Estamos entrando en madurez y comenzando a caminar solos en muchas áreas de nuestra vida. Ya no dependeremos de otros para “comer espiritualmente” porque hemos pasado a otro nivel espiritual.

Muchos están pasando ahora mismo por este proceso de limpieza y santificación. Pues este es el tiempo oportuno para ser lanzados por el Señor como flechas hacia nuestro destino. Dios hará grandes cambios en cada área de nuestra vida en el nombre de Jesús. Este es un año en el cual Dios está libertando a Su pueblo de la opresión, rompiendo las cadenas de esclavitud, libertándonos de todo lo que estorbe nuestro caminar y nuestra comunión con El. Dios está sacando a luz el pecado oculto, sacando a luz las líneas generaciones de iniquidad para alcanzar perdón y misericordia. Está libertándonos para que podamos ser agentes de salvación a otros y para que proclamemos las buenas noticias del Evangelio de Cristo.

Mientras hacemos esta transición, podemos sentirnos vacíos y miserables. Dios ha estado matándonos de hambre del mundo, para que podamos comenzar a alimentarnos de El. “El es el pan de vida”. No vamos a encontrar respuestas tratando de hacer las cosas en nuestra carne. Debemos comenzar a buscar a Dios en oración para encontrar dirección, esperemos en El, el Espíritu Santo comenzará a guiarnos, y nueva revelación comenzará a fluir. Este es nuestro día de avance y restauración, por lo cual tenemos que estar dispuestos a luchar en oración y búsqueda de Dios de forma más íntima y directa. Todo lo que necesitamos nos está esperando en el lugar secreto de la presencia de Dios.

El Señor dice:

“Mejora la calidad de tu vida mediante la adición de más contenido espiritual. Yo no te he llamado a ser un mendigo en Mi Reino, sino para que te alimentes suntuosamente de Mi Palabra y camines por el sendero que lleva a la vida abundante. Muchos en Mi pueblo, sin embargo, viven como si no hubiera suficiente para todos. Busca continuamente Mi rostro, y deja que Mi Palabra y Mis propósitos abundan en, alrededor y a través de ti, dice el Señor”.

Juan 6:32-34 —Ciertamente les aseguro que no fue Moisés el que les dio a ustedes el pan del cielo —afirmó Jesús—. El que da el verdadero pan del cielo es mi Padre. El pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo. —Señor —le pidieron—, danos siempre ese pan. 50-51 Pero éste es el pan que baja del cielo; el que come de él, no muere. Yo soy el pan vivo que bajó del cielo. Si alguno come de este pan, vivirá para siempre. Este pan es mi carne, que daré para que el mundo viva.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario