TIEMPO DE FORTALECER LOS CIMIENTOS

Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. Apocalipsis 3:12

Dios está llevándonos por algunas experiencias difíciles para sanarnos. Solo así estaremos capacitados para ser lo que fuimos llamados a ser: Edificadores de cimientos para el Reino de Dios. Nuestro carácter debe ser desarrollado, las emociones deben ser estables y la integridad debe ser el clamor de nuestro corazón; debido a que más peso y más presión sobre un cimiento termina por hacer que se abran las grietas y el edificio se derrumbe. Matt Sorger lo explica de una mejor manera y dice:

Un gran sacudón está ocurriendo en todo el Cuerpo de Cristo. También se está sacudiendo cada nivel dentro de las vidas y corazones de los creyentes. Cuando el Señor circuncida nuestros corazones, es para que podemos ser más fructíferos. Dios desea multiplicar Su Reino a través de nosotros. Pero para que esto pueda ocurrir, es sumamente importante “fortalecer los cimientos”. Sólo podrá avanzar tan alto y tan ancho como su cimiento se lo permita. Si tiene un cimiento defectuoso o débil, estará limitado para experimentar la multiplicación de Dios.

Este es el tiempo para examinar el cimiento sobre el cual su ministerio y su caminar con Dios están edificados. La auto corrección bajo la luz y la verdad del Espíritu, es la forma menos dolorosa de corrección. Cuando permitimos que el Espíritu Santo escudriñe nuestros corazones, puede alinear nuestro espíritu y poner las cosas en el orden apropiado. A veces nuestras acciones pueden ser buenas, pero nuestras motivaciones necesitan ser ajustadas. Puede ser difícil discernir las motivaciones de alguien, incluso las nuestras. Es fácil caer en el engaño de la auto decepción e ignorar las motivaciones subyacentes que sabemos están equivocadas. Podemos racionalizar nuestras motivaciones o excusarlas, si nuestras acciones exteriores parecen buenas.

Pero el Espíritu Santo constantemente está verificando nuestros corazones. Si lo ignoramos, estas áreas de nuestros corazones se pueden endurecer y será necesaria una corrección más estricta. Los juicios de Dios siempre son redentores y amorosos, porque llevan a una mayor bendición. El Señor me habló que la Iglesia debía “fortalecer los cimientos”. Al principio, tomé esto como “fortalecer el carácter y la santidad de Cristo en nuestras vidas”. Aunque estoy seguro que es una parte vital de nuestro cimiento, el Espíritu Santo me mostró algo un poco más profundo. ¡El cimiento que Dios nos está llamando a fortalecer es el amor!

¿Sabía que Dios le permitirá atravesar situaciones para poder enseñarle Sus caminos? Dios permite los momentos adversos para enseñarnos a caminar y vivir enamorados como Cristo. Hay un énfasis dado por Dios para este año, donde seremos reformados y transformados a Su imagen. Muchas “pruebas de amor” nos darán la oportunidad de fortalecer el cimiento del amor y ser como Cristo en nuestras vidas. Cuando escogemos el camino más bajo de la humildad, Dios nos exaltará con un poder mayor y con autoridad para dominar.

SACUDIENDO Y REFINANDO

Dios nos está cerniendo a través de cada acción, palabra y pensamiento. Está cerniendo todo hasta su fundamento. Si las bases están equivocadas, no quedarán en pie. Muchas cosas se desmenuzarán este año porque no tienen el fundamento correcto. Cualquier cosa motivada por el egoísmo y la codicia será derribada.

El Señor me mostró que un mensaje de prosperidad falso será derribado, para que podamos entender cuál es la “verdadera prosperidad”. Creo en las bendiciones y en la provisión de Dios. Dos personas pueden hablar la misma palabra, pero con motivaciones diferentes. Uno puede estar motivado por la codicia y el otro por el amor. Es la misma palabra, pero las motivaciones son diferentes. Uno quedará en pie y el otro no. Cualquier palabra o acción no arraigadas en el verdadero amor generoso, no resistirán el fuego del refinamiento. Un mensaje de prosperidad basado en las motivaciones egoístas, el control y la manipulación, no resistirá el fuego refinador de Dios. Pero la prosperidad arraigada en el amor brillará. Dios está agitando a la Iglesia hasta sus cimientos de amor.

Jesús se volvió a Pedro en Mateo 16:18 y declaró: “…Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del reino de la muerte no prevalecerán contra ella”. En griego se lee de la siguiente manera: “Tú eres Petros (un fragmento de piedra) y en esta Petra (una piedra de cimiento) construiré Mi Iglesia y el poder de la muerte no vencerá sobre ella”. La Iglesia está construida sobre la roca del cimiento de Cristo. Pero creo que Jesús intentaba comunicar algo más. Creo que la Roca no sólo hacía referencia al mismo Cristo, sino también al mensaje y el Evangelio que predicó. Mateo 4:23 dice que Jesús vino para predicar el Evangelio del Reino. ¿Cuál es el Evangelio del Reino?

Mateo 22:37-40 dice: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente, le respondió Jesús. Este es el primero y el más importante de los mandamientos. El segundo se parece a éste: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas”.

Esta piedra también puede verse en Daniel 2:35, donde el profeta tuvo la visión de una piedra que salía del Cielo y llenaba toda la tierra. Esta piedra es el Reino de Dios. La piedra fundamental es Jesucristo y Su Reino. El Evangelio del Reino es simple: ame a Dios y a Su pueblo.

En Juan 21:15-17, Jesús le pregunta tres veces a Pedro: “¿me amas?”, con el mandamiento “alimenta y cuida a Mis ovejas”. El verdadero cimiento de la Iglesia es el amor, por Dios y por el pueblo. Este es el cimiento que Dios está sacudiendo. Si nuestras acciones, pensamientos, actitudes, ministerios, predicaciones y enseñanzas no están motivadas por el amor, perecerán en el fuego del refinamiento. Si están construidas sobre el amor, Dios las multiplicará y las aumentará grandemente con recompensas en esta vida y en la vida venidera.

Permita que el Espíritu Santo escudriñe su corazón. Mientras se rinde a Él, derramará Su amor generosamente en su corazón y lo motivará a “anhelar y trabajar” para Su placer. Cada buena obra construida sobre el cimiento del amor, verá una expansión maravillosa y una multiplicación en este año. Todo lo que no está edificado en el amor, será derribado. Pídale a Dios que hoy lo llene de Su amor puro e incondicional.

Isaías 28:16-17 Por eso dice el Señor omnipotente: «¡Yo pongo en Sión una piedra probada!, piedra angular y preciosa para un cimiento firme; el que confíe no andará desorientado. Pondré como nivel la justicia, y la rectitud como plomada. El granizo arrasará con el refugio de la mentira, y las aguas inundarán el escondite.

OREMOS: Padre Celestial, te pedimos que nos bautices con un bautismo fresco de Tu amor. Espíritu Santo, te pedimos que derrames el amor de Dios abundantemente sobre nuestros corazones y nos ayudes a responder siempre con amor, hablar con amor y actuar con amor. Señor, te pedimos que enciendas Tu luz en nuestros corazones y expongas cualquier motivación o ambiciones ocultas contrarias al amor. Refina nuestros corazones para que reflejen la pura imagen de Cristo y que Tu amor sature cada parte de nosotros hoy. Te pedimos que nos des un cimiento sólido y fuerte. Nos arrepentimos por cualquier ofensa, resentimiento o enojo que permitimos que contaminara nuestro espíritu. Lávanos bajo la Sangre preciosa de Jesús y llénanos continuamente del Espíritu Santo, en el nombre de Jesús. Amén.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario