UNA TEMPORADA DE VICTORIAS

«Yo soy el Señor, Dios de toda la humanidad. ¿Hay algo imposible para mí? Jeremías 32:27

¡Muchos de los que están leyendo esta palabra están saliendo de un lugar de pruebas severas para entrar en un lugar de promesa y poder! Será un tiempo fantástico y fructífero para nosotros. El profeta Lonnie Mackley nos confirma lo que el Señor ya ha estado hablando. Luego del tiempo de la prueba llega el cumplimiento de la promesa y el poder, muchos de nosotros estamos listos para una promoción gloriosa y recibir la manifestación de las bendiciones en el Reino. Veremos despliegues asombrosos del poder de Dios y milagros a nuestro favor. Mantengámonos fieles con nuestros ojos fijos en Él.

“Estamos entrando en un tiempo donde comenzaremos a ver una serie de victorias y restauración. Las cosas parecen (y pueden ser) imposibles de arreglar para nosotros hasta que Dios entra en escena. Una vez que Dios se manifieste (y El ha estado allí todo el tiempo), hará un trabajo rápido en todas las situaciones imposibles que nos han hecho sentir frustrados”

“Recuerde que debe permanecer LIMPIO durante este tiempo para que nada se pierda. A Dios no le agrada que lo traten con desprecio, así que es importante para nosotros respetarlo permaneciendo en OBEDIENCIA Y SANTIDAD. Este es también un momento para acercarnos al Señor ya que podemos ser tentados a huir porque ya todo parece solucionado”

“Este fue el error que los Israelitas cometieron, una vez que fueron bendecidos y sus enemigos derrotados, sintieron que ya no necesitaban tanto a Dios como solían hacerlo y lo pusieron en segundo plano. Pero si mantenemos la misma postura hacia Dios que mantuvimos en el desierto, estaremos bien y veremos un aumento constante de Su gracia y bendición en los días por venir. Utilicemos nuestros milagros para ganar almas para el Reino de Jesucristo. Así que, preparémonos para una temporada de victoria y démosle a Dios la alabanza y la gloria que se merece”.

Deuteronomio 8:6-18 »Así que obedece los mandamientos del Señor tu Dios, síguelo y respétalo a él porque el Señor tu Dios te lleva a una tierra buena; una tierra de arroyos y fuentes, y ríos subterráneos que surgen en los valles y las colinas. Una tierra con trigo y cebada, vinos de uva, higueras y granados; una tierra de olivos y miel; una tierra donde tú no vivirás en la pobreza y donde tendrás todo lo que necesites; una tierra donde las piedras son hierro y de donde sacarás cobre de las montañas. Comerás todo lo que quieras y estarás satisfecho, y entonces bendecirás al Señor tu Dios por la tierra buena que te ha dado. »Asegúrate de no olvidar al Señor tu Dios, para que no falles en obedecer sus mandamientos, normas y leyes que te doy hoy. Podrás comer todo lo que quieras y construirás buenas casas y vivirás en ellas. Tu ganado y rebaños se multiplicarán, tu oro y plata aumentarán, y todo lo que tienes se multiplicará. Cuando eso ocurra, ten cuidado de no volverte orgulloso y olvidar al Señor tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto, un lugar de esclavitud. Él es quien te guió en este desierto grande y terrible, lleno de serpientes y escorpiones venenosos; una tierra seca donde no había agua. Él es quien hizo salir agua de la roca sólida para ti. Él es quien te alimentó con maná en el desierto, maná que tus antepasados no conocieron. Lo hizo para humillarte y ponerte a prueba, y al final prosperarte. Ten cuidado de no decirte a ti mismo: “Mi fuerza y mi propio poder han obtenido esta riqueza para mí”. Más bien recuerda al Señor tu Dios, porque él es quien te da el poder para obtener riqueza, cumpliendo así como lo está haciendo hoy, el pacto que les prometió a tus antepasados.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario