LLUVIA TEMPRANA Y TARDIA

Pidan ustedes al Señor que llueva en la estación tardía, y el Señor enviará relámpagos y a cada uno le dará lluvia abundante y hierba verde en el campo. Zacarías 10:1

Estamos viviendo en una temporada en la que vamos a experimentar un gran derramamiento. Las presas han sido rotas y las compuertas del cielo han sido abiertas. Jesús ha comenzado a enviar Su lluvia en abundancia. El Señor me mostró algo muy profundo. Joel profetizó de la lluvia temprana y tardía en Joel capítulo dos. La lluvia temprana sucedió en el día de Pentecostés en el Aposento Alto, y la lluvia tardía es la que cada creyendo lleno del Espíritu Santo ha estado esperando ansiosamente. A través de la Biblia los ciclos de lluvia en Israel son señales proféticas del derramamiento del Espíritu Santo, así como de cosecha de almas.

La palabra hebrea para “Lluvia Temprana” es la palabra “rociar” “moreh” que habla de una lluvia de remojo. La palabra hebrea para “Lluvia tardía” es “lluvia de cosecha” “malcosh”. Esta palabra habla de una torrencial, fuerte y violenta lluvia. Proféticamente hablando, la lluvia temprana fue la de pentecostés y la lluvia tardía la que está por venir. La Biblia dice que en los últimos días el Señor enviará tanto la lluvia temprana como la tardía.

¡Prepárate para un diluvio de lluvia tardía que creará grandes ríos, así como un numero sin precedentes de personas viniendo al Reino en estos tiempos finales de cosecha.

El Señor dice: Yo liberaré Mi gloria sobre la tierra una vez más. Cuando vean que la lluvia tardía comienza a caer, no tengan temor de dar el paso. Esta no es una lluvia natural. Esta lluvia vendrá con poder y vendrá con una gran fuerza. Esta lluvia vendrá con sustancia y vendrá con abundancia. Esta lluvia vendrá con tenacidad y estará disponible para todos los que tengan sed. Estará disponible para todos los que están dispuestos a dejar atrás sus naturales maneras de pensar y recibir todo lo que tengo para ustedes. Estará disponible para todos aquellos que quieran dejar ir sus tradiciones y entrar en la novedad de todo lo que Yo he puesto a su disposición. Esta lluvia producirá ríos, y estos ríos están surgiendo ahora. Mientras entran en el río, todo lo que no es Mío será lavado. Todo lo que está seco y quebradizo será restablecido. Todo lo que está enfermo será restaurado. En este río recibirán revelación y se sorprenderán. En este río encontrarán torrentes de paz. Permítanme que los lleve a lo profundo de este río. Yo estoy buscando a todos aquellos que no tengan temor de salir de su zona de confort. Yo estoy buscando a todos aquellos que no tengan temor de lanzarse a las profundidades. Estoy buscando obreros para esta gran cosecha que está a punto de comenzar.

Todo lo que fluye de Mi río traerá vida. La guerra furiosa que se prolongó contra ustedes, parecerá minúscula cuando entren a este río. Ya no se intimidaran por los poderes de las tinieblas que vengan contra ustedes. Este río apagará cada dardo de fuego que se dirija hacia ustedes. Muchos experimentarán avances de proporciones significativas mientras entran en este rio y habrá grandes milagros que acompañarán este derramamiento. Lo que parecía imposible se convertirá en un fenómeno natural. No se desanimen cuando vean las nubes oscuras. Son las nubes oscuras que están trayendo fuertes lluvias. Las nubes oscuras están trayendo la lluvia tardía y están trayendo la lluvia temprana que crearán enormes ríos. Como ya les he dicho en Mi palabra, Yo haré una obra en estos días que no la creerían aunque se las contaran. No se desanimen cuando vean que el agua les llega solo al tobillo. Esto es solo el comienzo ya que esté río comenzará a crecer en los próximos días, primero en sus tobillos, luego en sus rodillas, luego en su cintura y luego se desbordará por todo el escenario. Dice el Señor. (Elaine Tavolacci)

Ezequiel 47:3-9 Aquel hombre salió y se dirigió al oriente. En su mano llevaba un cordel, y con él midió mil codos, y me hizo pasar por el agua, la cual me llegaba hasta los tobillos. Luego midió otros mil codos y me hizo pasar por el agua, que ahora me llegaba hasta las rodillas, y luego de medir otros mil codos me hizo pasar por el agua, y ésta me llegó hasta la cintura. Cuando midió otros mil codos, el agua era ya un río; de tal manera había crecido la corriente que yo no la podía cruzar sino a nado. Entonces me dijo:«¿Te das cuenta, hijo de hombre?»Después me llevó, y me hizo volver por la ribera del río. Cuando volví, pude ver que en ambas márgenes del río había muchísimos árboles. Y el hombre me dijo: «Esta agua corre hacia la región del oriente, y baja al Arabá y se pierde en el mar. Una vez que el agua entra en el mar, se vuelve agua saludable. Todos los seres vivos que naden por donde entra la corriente, vivirán; habrá muchísimos peces que, por haber desembocado allí esta agua, recibirán salud. ¡Todo lo que entre en este río vivirá!  (Elaine Tavolacci)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario