La plenitud de la madurez de las semillas

Celebra la fiesta para el Señor tu Dios durante siete días en el lugar que el Señor elegirá, porque el Señor tu Dios te bendecirá en todas tus cosechas y en todo tu trabajo, y serás completamente feliz. Deuteronomio 16:15

Estamos entrando a Octubre, el mes de la fiesta hebrea más gozosa del año, la Fiesta de los Tabernáculos. Era el tiempo donde los judíos celebraban la cosecha y oraban para recibir las lluvias tardías que regarían las semillas para la provisión del siguiente año. Culminaba en la gran ceremonia de la libación de agua que Jesús mencionó en Juan 7:37-38: “En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: ¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba! De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva”.

En el libro de Levítico capítulo veintitrés, también se refiere a las fiestas judías y a las que posteriormente se añaden otras como tales; pero el punto es que esas fiestas cambiaron de dimensión al pueblo de Israel conforme ellos fueron avanzado en lo que Dios tenía para ellos en ese momento. ¡Siembre los cielos con su alabanza!. Mientras Israel celebra sus fiestas experimentaremos los ríos de agua viva y entraremos en un tiempo fresco de gozo, avivamiento y cosecha. Beba profundamente y permita que el Espíritu Santo lo llene con sus alabanzas y gozo. El gozo del Señor es nuestra fortaleza.

Este es el mes de la granada. Esta es la fruta que madura a tiempo para la Fiesta de Los Tabernáculos. Esta es una fruta celestial que representa la plenitud de la madurez de las semillas. La granada representa la victoria, la sanidad y el éxito. Declaro que cada semilla que hayan plantado ustedes el año anterior, 5774-2014, “El año de la Puerta”, les dará acceso a nuevos lugares.

Palabra profética del Señor enviada por Chuck Pierce

¡He puesto un grito en Mi Pueblo!” El grito del Señor mora en lo más profundo de sus entrañas. ¡Griten!. Mi detonación dentro de ustedes hará que sus enemigos perezcan! ¡No se repriman! ¡Suelten ese grito! Sus enemigos serán consumidos por el soplo de Mi nariz. Serán ungidos con la fragancia de la granada. ¡Soplen sanidad en su entorno! Hay un poder vencedor y un éxito esperando por ustedes al otro lado de su puerta y en su nuevo campo.

El rugido del enemigo es como un león que espera ver a quien devorar. La voz del león feroz resuena y los dientes de los leones jóvenes están rechinando y buscando una presa a quien destruir. Los leones viejos perecen por falta de presas. Los leones fuertes están siendo esparcidos, buscando víctimas. Los viejos leones de su pasado se han estado levantando para intentar devorarles, son los viejos leones que han estado guardando el campo y su territorio.

Este es el día en que ellos perecerán y abandonarán el campo de ustedes para que Mi transferencia de autoridad pueda comenzar. Los leones viejos son sus viejos temores, sus viejas inseguridades, sus viejas heridas y sus viejos traumas que los han estado dejando a ustedes fuera de sus campos en estas épocas pasadas. Declaren que éstos han de irse del campo para que su campo sea un nuevo campo para cosechar en el futuro. Los leones fuertes capturaron y marcaron el campo en épocas pasadas. Construyeron su guarida y crearon una fortaleza. “Ahora, ¡vayan ustedes al campo! Vuelvan a marcar sus límites para que se conviertan en Mis límites. Declaren “Mi Dios está ahora entrando en mi campo”. ¡Los límites están marcadas para el futuro!

Cuando Israel celebró a su Dios con alabanza y regocijo, Él respondió abriendo los cielos y derramando su lluvia para la próxima cosecha. Dios habita en la alabanza, es entronado en las alabanzas de su pueblo. Alabe al Señor y agradézcale con todo su corazón a la Fuente de su provisión y bendición.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario