Tienes la mente de Cristo

Como está escrito: «Las cosas que ningún ojo vio, ni ningún oído escuchó, Ni han penetrado en el corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que lo aman.» 1 Corintios 2:9

A menudo, nuestras vidas pueden asemejarse a mil piezas esparcidas sobre la mesa, mezcladas, desorientadas, sin sentido y marcadas por la tragedia. Si estás atravesando una crisis en tu vida, quizás estás en una encrucijada de fe, sintiendo ansiedad, temor y preocupación. Guarda tu mente de la seducción del enemigo que quiere hacerte caer en depresión o melancolía. Su propósito es paralizarte espiritualmente e impedir que tengas el discernimiento que necesitas para guerrear por tu victoria. Los cambios están sucediendo ahora y necesitas mantenerte firme y mantener tus emociones bajo control para poder ser efectivo.

Para los que conocemos a Dios, el dolor es un proceso con propósito. Nosotros no atravesamos momentos difíciles, sino que los momentos difíciles nos atraviesan a nosotros para que reflejemos la bella imagen de Cristo Jesús.

El Señor dice:

“Cíñete los lomos de tu mente. Recuerda Mi bondad. Recuerda todas aquellas cosas que Yo he hecho por ti en el pasado. Recuerda cómo Yo he sido Uno contigo. Escribe un libro de recuerdos en tu corazón para que puedas llegar a la conclusión de que lo que Yo he hecho por ti es evidente y que Yo no he terminado de hacer las cosas que necesitan ser hechas. Y, que ciertamente, serán buenas para tu alma, dice el Señor.” “Si prestas atención, sabrás que Yo te estoy mostrando el camino para mejorar tus circunstancias que finalmente resultarán en una mejor calidad de vida. Yo estoy revelando las cosas que necesitan ser cambiadas y que pueden ser cambiadas y serán de beneficio para ti, dice el Señor. Sin embargo, este beneficio no vendrá si tú no haces lo que es necesario”. (Bill y Marsha Burns)

1 Corintios 2:14-16 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son una locura; y tampoco las puede entender, porque tienen que discernirse espiritualmente. En cambio, el hombre espiritual juzga todas las cosas, pero él no está sujeto al juicio de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿O quién podrá instruirlo? Pero nosotros tenemos la mente de Cristo.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario