En 2015 atrape sus promesas

Por lo tanto, sepan que los descendientes de Abraham son aquellos que viven por la fe. En efecto, la Escritura, habiendo previsto que Dios justificaría por la fe a las naciones, anunció de antemano el evangelio a Abraham: «Por medio de ti serán bendecidas todas las naciones.» Así que los que viven por la fe son bendecidos junto con Abraham, el hombre de fe. Gálatas 3:7-9

Adam F. Thompson nos comparte las revelaciones proféticas que Dios le dio para el tiempo que estamos viviendo, estas palabras me llenaron de ánimo, pues en el Espíritu las cosas se están acelerando. Este es un tiempo de favor y bendiciones sobreabundantes de Dios en medio de tiempos de prueba. En la medida que nos anclemos a Él, edificando nuestra casa sobre su Palabra, no fallaremos en descubrir el lugar que Él preparó para nosotros en esta hora.

COMIENCE A ATRAPAR SU PROMESA

Necesitamos comenzar a profetizar vida sobre nuestro futuro. Los poderes demoníacos están sacando ventaja de las malas noticias en los medios de comunicación, tomando los hechos actuales y usándolos para atemorizar a la gente. El temor (si vivimos en el) autorizará a los demonios a soltar el infierno en la Tierra.

Ahora, aunque es cierto que hay caos en el mundo, los profetas pudieran quedar atrapados en la dimensión del alma. Sus palabras proféticas reflejarán un paralelo entre las malas noticias de los medios de comunicación, pronosticando catástrofes y desastres para el futuro. Debemos ser cuidadosos y no darle permiso al enemigo para que traiga esas cosas sobre nosotros.

En el 2015, Dios quiere que comencemos a tener dominio de su promesa. Debemos comenzar a asumir esa palabra y esas promesas como un rhema, decretando esas bendiciones sobre nuestro futuro. Comience a decretar bendiciones para el 2015 y revierta las maldiciones que se están desplegando sobre la tierra. Revierta la violencia y el horror, declarando: “Venga tu Reino, que se haga tu voluntad en la tierra, así como en el Cielo”. Necesitamos establecer una revelación de Mateo 6 en la tierra, así como ocurre en el Cielo. Debemos ponernos de acuerdo con las promesas del Cielo.

LAS BENDICIONES DE ABRAHAM SON NUESTRAS

En Génesis 12, Dios le dio a Abraham la palabra para que dejara a su madre y a su padre para ir hacia la tierra que le había prometido. ¡Abraham accionó en fe cuando recibió la palabra y caminó directo hacia una hambruna! El enemigo elevó la apuesta para arremeter contra la promesa con humo y espejos de colores, pero Abraham fue más allá en fe y se salió hacia Egipto para recibir ayuda. Como usted sabe, salió de Egipto lleno de bendiciones, como un hombre muy rico.

Dios transformará para nuestro bien todo lo que el enemigo planificó para nuestro mal. Aun cuando Abraham mintió porque tenía miedo de perder a su esposa, Dios desató su poder desde el Cielo para reprender al faraón por poner sus ojos en Sara. El faraón quedó bajo maldición por desear a la esposa de un hombre justo. Usted conoce la historia, para compensarlo el faraón le devolvió rápidamente su esposa a Abraham y le pidió que saliera de Egipto, cargándolo con muchas riquezas.

Creo que este es el tiempo para que los cristianos entren en el orden de Melquisedec, descripto en Hebreos 7. Necesitamos concientizar la línea de la simiente de Dios incorruptible en Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, David y Jesús para levantarnos por encima de los sistemas de este mundo. Los judíos atraparon ese principio de la simiente incorruptible de “no pedir prestado de nadie, sino prestarle a muchos”. Meditan en esto día y noche mientras cargan las filacterias alrededor de sus cabezas. Como cristianos también necesitamos atrapar esto (el concepto de meditar día y noche en las Escrituras), renovando nuestras mentes para que podamos caminar en la bendición de Abraham, Isaac y Jacob, levantándonos sobre el sistema del mundo.

Cuando Isaac bendijo a Jacob en lugar de Esaú, dijo: “Que Dios te conceda el rocío del cielo; que de la riqueza de la tierra te dé trigo y vino en abundancia. Que te sirvan los pueblos; que ante ti se inclinen las naciones. Que seas señor de tus hermanos; que ante ti se inclinen los hijos de tu madre. Maldito sea el que te maldiga, y bendito el que te bendiga” (Génesis 27:28-29).

El problema de muchos cristianos es que están postrados ante los sistemas perversos, siendo esclavizados por ellos y viviendo en gran temor; cuando deberían estar caminando en las bendiciones extremas y en la revelación de la promesa de Dios, poniendo de rodillas al sistema ante ellos. A pesar del temor a la inestabilidad financiera y a los horrores que se pronosticaron en el mundo, creo que en el 2015 veremos a muchos cristianos levantándose en bendición, así como ocurrió con Abraham cuando salió de Egipto.

Hebreos 6:13-15 Cuando Dios hizo su promesa a Abraham, como no tenía a nadie superior por quien jurar, juró por sí mismo, y dijo: «Te bendeciré en gran manera y multiplicaré tu descendencia.» Y así, después de esperar con paciencia, Abraham recibió lo que se le había prometido.

Gálatas 3:14 Así sucedió, para que, por medio de Cristo Jesús, la bendición prometida a Abraham llegara a las naciones, y para que por la fe recibiéramos el Espíritu según la promesa.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario