TIEMPO DE POSEER TUS PROMESAS

Por Elaine Tavolacci

Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión. Números 14:24

Hay una historia en el libro de Números cuando el Señor le dice a Moisés que envíe doce hombres, uno de cada tribu de Israel para espiar la tierra de Canaán, que también se conoce como Tierra Prometida. Diez de los doce espías regresaron con un informe negativo porque habían visto gigantes en la tierra.

Estos son los mismos hombres que recién habían experimentado grandes milagros cuando el Señor les dio una nube de día, fuego de noche, maná del cielo, y El milagrosamente proveyó para ellos por cuarenta años en el desierto. El también partió el mar rojo para ellos y seis millones caminaron a través del mar en tierra seca, mientras El destruía a sus enemigos.

Cuando fueron a Canaán para espiar la tierra, ellos vieron a los gigantes en lugar de recordar todo lo que Dios había hecho por ellos. Volvieron a Moisés con un racimo de uvas tan grande que tuvieron que tomar dos hombres para llevarlo, pero también volvieron con un mal informe diciendo: “En la tierra ciertamente fluye leche y miel, pero los gigantes son demasiado grandes para que nosotros los conquistemos”. También dijeron: “Nosotros parecía que éramos como langostas y así parecíamos antes sus ojos”

El Señor me mostró que muchos de ustedes están enfrentando gigantes en sus vidas y se han visto así mismos como langostas, más que como conquistadores. Ustedes reconocen que la tierra delante de ustedes está fluyendo leche y miel, pero su enfoque está en los gigantes. Jesús les dio una promesa pero ustedes no están confiando en El para la provisión. Muchos de ustedes están parados al borde de Canaán y Jesús ha hecho tanto en su vida, pero ahora ustedes tienen temor de seguir con sus planes, ya que se han topado con algunos gigantes.

No importa lo imposible que se vea su situación, su futuro destino no lo determina su situación actual. Para algunos de ustedes es la enfermedad. Puede que incluso se les haya diagnosticado con una enfermedad incurable en lo natural, pero servimos a un Dios de lo sobrenatural. Para otros de ustedes son dificultades financieras y para otros son situaciones familiares. Dos de los doce espías Josué y Caleb, no negaron que había gigantes en la tierra, pero regresaron con un informe diferente. Ellos dijeron: “Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos”. El Señor les dijo en Números 14:24: “Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión”

Cuando el Espíritu llena a los creyentes, no somos limitados por nuestros sentidos, o por nuestras condiciones físicas o por nuestras situaciones presentes, sino que estamos firmes en las Promesas de Dios. El temor ve a los gigantes, pero la fe mira las promesas.

El Señor dice: No permitan que el enemigo magnifique las situaciones en su vida, y no miren a los gigantes como invencibles. No se vean así mismos como inadecuados sino sepan que con Jesús ustedes son capaces de asumir cualquier tarea a la que El los haya llamado. Vayan como Josué y Caleb sabiendo perfectamente que son capaces para poseer la tierra. Marchen en lo que El les ha comisionado para que realicen. Nunca se olviden que como creyentes, a través de Jesús ustedes tienen un mejor pacto, establecido sobre las mejores promesas.

Números 13: 30-31 Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos. Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.

Números 14:24 Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario