PAZ EN MEDIO DE LA TORMENTA

Marcos 4:35-41 Al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: «Crucemos al otro lado del lago».Así que dejaron a las multitudes y salieron con Jesús en la barca (aunque otras barcas los siguieron). Pronto se desató una tormenta feroz y olas violentas entraban en la barca, la cual empezó a llenarse de agua. Jesús estaba dormido en la parte posterior de la barca, con la cabeza recostada en una almohada. Los discípulos lo despertaron: «¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?», gritaron. Cuando Jesús se despertó, reprendió al viento y dijo a las olas: «¡Silencio! ¡Cálmense!». De repente, el viento se detuvo y hubo una gran calma. Luego él les preguntó: «¿Por qué tienen miedo? ¿Todavía no tienen fe?». Los discípulos estaban completamente aterrados. «¿Quién es este hombre? —se preguntaban unos a otros—. ¡Hasta el viento y las olas lo obedecen!».

Palabra Profética de Cindy Jacobs

Porque el Señor dice: “Hay muchos hostigamientos viniendo contra ustedes. Hay muchas cosas que Mi Palabra dice que son como “pequeñas zorras” que están viniendo para comerse su viña, causando que se sientan inquietos, causando que sientan como si nada va a estar bien”

Pero el Señor dice: “Recuerden que Yo soy el ojo en medio de la tormenta. Yo puedo hacer que caminen en un lugar de paz, mientras la tormenta ruge a su alrededor. Porque Yo puedo levantar un escudo entre ustedes y el enemigo. Porque no les he dicho que cuando el enemigo venga como un río, Yo levantaré bandera. Y Yo les digo hay cosas que se han retrasado en sus vidas, pero Yo les digo no más demoras. Hay cosas que hace tiempo los hostigan. Cosas en las que ustedes han dicho: “Señor, si tan solo tu hicieras una de estas cosas, yo me sentiría bien”. Yo soy capaz de hacer cada una de estas cosas. Así que no permitan que el temor se levante en ustedes. No permitan que la ansiedad gobierne en su vida. Porque Yo he escuchado sus oraciones.

Cuando ustedes Me dicen: “Señor, esto es lo que yo necesito” Yo escucho su clamor. Yo he registrado cada una de las cosas. Recuerden, Yo Soy Su Padre, y cuando ustedes vienen y me piden, Yo los escucho. Yo no soy un dios que no está disponible. Yo siempre estoy disponible para ustedes. Hay algunas cosas en su vida que han estado muy, pero muy anudadas, muy atadas a otras cosas. Así que algunas veces cuando no ven que yo responda a algunas cosas, Yo estoy en el proceso de desatarlos de esas otras cosas que están adheridas. Pero Yo estoy trabajando.

El Señor dice: “Yo les prometo que estoy trabajando. El Espíritu Santo los consolará en medio de la tormenta, les dará la gracia que necesitan que es más que suficiente. Porque Yo también les digo, Yo no les daré más de lo que pueden soportar. Yo estoy bajo esa carga con ustedes. Se sienten solos. Se sienten incluso al punto que la ansiedad los desanima, pero Yo les digo, trabajen para entrar en el reposo, vengan al lugar de Mi habitación y permitan que Yo lleve el peso, la pesada carga será quitada de ustedes, de todas esas cosas. Porque Yo les aseguro, Yo cuido de ustedes. Yo les aseguro que Yo los escucho. Y mientras ustedes vienen confiados a Mi, sepan esto, habrá un día en que ustedes mirarán a su alrededor y dirán: “ No puedo creer que esto pasó, no puedo creer que esto sucedió” Incluso las cosas malas Yo las tornaré para bien, porque eso es lo que Yo soy. Dice el Señor.

OREMOS: Señor Jesús, hoy declaro que tú cumplirás tu propósito en mí. Echo toda mi ansiedad sobre ti porque sé que me cuidas. Señor, cuando me rindo a ti me regocijo. Sé que todas las cosas operan en conjunto para el bien de los que te aman y son llamados de acuerdo con tu propósito. Yo estoy llamado de acuerdo con tu propósito; por lo tanto, sé que esto también pasará. Esto acarreará un gran testimonio y gloria para ti. Señor, gracias por confiarme esta tribulación. Sé que no pondrías sobre mí más de lo que puedo soportar. Este desafío de mí vida está desarrollando paciencia en mí. La paciencia que estoy recibiendo me está dando experiencia, y la experiencia me está dando esperanza. Por la esperanza que estoy extrayendo de esta experiencia, no estaré desilusionado al final. Jesús, tu nombre es una torre fuerte. Corro a ella y estoy seguro. Todas las adversidades, ataques, catástrofes, calamidades, emergencias, tormentas, desastres, peligros, difamación, acusación, flechas repentinas, traumas y cualquier otra cosa que venga a lastimar a mi familia o a mí no nos dañará, porque estamos cubiertos por la sangre de Jesús y estamos vestidos de una armadura reforzada con un blindaje celestial. AMEN

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario