¿ALGUN DIA DIOS CUMPLIRA SUS PROMESAS?

Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho El, y no lo hará?, ¿ha hablado, y no lo cumplirá? Números 23:19

Por: Pastor Wayne Sutton

¿Estás en una temporada de espera o sientes que has perdido tu temporada de cosecha?

Esto es una preocupación para muchos creyentes hoy, y espero poder aclarar el área de confusión y traer un poco de esperanza a su situación. Para comenzar debemos entender que una palabra profética personal no siempre es una garantía automática – en muchos casos es condicional.

Hay algunas profecías que se cumplirán, así como Cristo cumplió las profecías del Antiguo Testamento, y Cristo regresará de nuevo en su segunda venida. Estas verdades proféticas no fueron ni serán alteradas.

Al mismo tiempo, hay algunas promesas proféticas en las que nosotros debemos asumir la responsabilidad. ¿Estas listo para ayudar en algunas áreas para que se cumplan tus promesas?

  1. JUZGAR CADA PALABRA PROFETICA – Recuerda que cada palabra profética tiene que ser juzgada. La palabra “JUEZ” no es una mala palabra como frecuentemente suponemos. Por ejemplo: en Hechos 17:11 vemos a los Bereanos juzgar las palabras del Apóstol Pablo, volviendo a las Escrituras para saber si era cierto lo que hablaba. También se nos dice que debemos juzgar los espíritus – juzgar no siempre es condenar, sin embargo debemos discernir antes de aceptar una palabra.

¿Se alinea la palabra con el Espíritu de Dios dentro de usted? ¿Se alinea la palabra con las Escrituras o va en contra de las Escrituras? ¿Anima, edifica o exhorta a los creyentes? Recuerde que vivimos en un mundo de verdaderas voces proféticas, pero también falsas e inmaduras voces proféticas, y debemos discernir cuidadosamente que se habló sobre nuestra vida.

  1. ESCRIBA LAS PALABRAS – Vemos en el libro de Habacuc que debemos escribir la visión para dejarla en claro. Muchas veces tenemos un gran sentimiento de una palabra profética hablada sobre nuestras vidas pero tener solo el sentimiento hará que se desvanezca porque nos olvidamos de las profundidades y el corazón de la palabra profética. Mientras que si usted escribe la palabra sobre su vida, usted será capaz de volver a revisarla y recordar las promesas de Dios que le conciernen.

Habacuc 2:1-3 Decidí mantenerme vigilante. Decidí mantenerme en pie sobre la fortaleza. Decidí no dormir hasta saber lo que el Señor me iba a decir, y qué respuesta daría a mi queja. Y el Señor me respondió, y me dijo: «Escribe esta visión. Grábala sobre unas tablillas, para que pueda leerse de corrido. La visión va a tardar todavía algún tiempo, pero su cumplimiento se acerca, y no dejará de cumplirse. Aunque tarde, espera a que llegue, porque vendrá sin falta. No tarda ya.

Anote sus palabras proféticas, aún aquellas que pudo haber grabado, escribiéndolas en los lugares mas profundos de su propia mente.

  1. HAGA GUERRA – Hay una demanda sobre usted de pararse y guerrear por las promesas de Dios, porque Satanás tratará de robar, matar y destruirnos – esto incluye las promesas proféticas pronunciadas sobre usted y sobre mi. Párese y pelee por sus palabras para que se manifiesten. Vemos esta instrucción claramente del Apóstol Pablo en sus escritos a Timoteo, y las palabras que él escribió a Timoteo son también relevantes para nosotros hoy.

1 Timoteo 1:18-19 Timoteo, hijo mío, te encargo este mandamiento para que, conforme a las profecías que antes se hicieron acerca de ti, presentes por ellas la buena batalla y mantengas la fe y la buena conciencia, que por desecharlas algunos naufragaron en cuanto a la fe.

Como ya juzgó las palabras proféticas y las escribió, ahora es el momento de pararse y guerrear a través de su oración de intercesión, guerra espiritual y haciendo declaraciones proféticas sobre sus palabras. Orar en intercesión consiste en pedir al Señor que traiga efervescencia a las palabras habladas sobre su vida. Recuerde sin embargo, que la intercesión no es orar con temor o duda, sino pedir y orar desde un lugar de fe y expectativa.

En segundo lugar, nosotros guerreamos desde un lugar de guerra espiritual, echando fuera imaginaciones (temor y mentiras) y atamos el reino demoníaco que está contra nuestro futuro. Una vez más, permítanme recordarles que no es desde un lugar de temor sino desde un lugar de autoridad. Usted tiene la autoridad sobre el enemigo como creyente en Cristo Jesús para soltar su fe en autoridad. (Mateo 18:18)

Por último, hacemos decretos proféticos sobre nuestras propias palabras proféticas. La palabra nos recuerda que estamos sentados con Cristo en los lugares celestiales – no es solo un día para venir a un evento, usted está sentado con El en el Reino Espiritual. (Efesios 2:6)

Así que, hablemos en voz alta nuestras promesas proféticas, llamando a las cosas que no son como si fueran. Cuando usted comienza a hablar en voz alta sus promesas proféticas y a soltarlas en el ambiente, usted está activando el reino angelical y trayendo la palabra en forma de semilla a su manifestación.

Job 22:28 Decidirás una cosa, y se te cumplirá, y en tus caminos resplandecerá la luz.

Ore, guerree y decrete sobre sus promesas del Señor – y celebre la bondad de Dios para que derrame Su amor y promesas sobre usted.

Salmo 2: 8-9 Ciertamente anunciaré el decreto del Señor que me dijo: “Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy. “Pídeme, y te daré las naciones como herencia tuya, y como posesión tuya los confines de la tierra. “Tú los quebrantarás con vara de hierro; los desmenuzarás como vaso de alfarero.”

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario