REVISA TU ARMADURA

Díganle al justo que le irá bien, pues gozará del fruto de sus acciones. ¡Ay del malvado, pues le irá mal! ¡Según la obra de sus manos se le pagará! Isaías 3:10-11

Yolanda Ballard

Bendiciones. Oro para que esto venga con un Espíritu de gracia. Yo Solo quiero venir con lo que el Señor ha puesto en mi corazón. Sí, le advierto que ésta es una palabra muy fuerte, pero si la toma con el corazón puede salvarle de muchos dolores de cabeza.

Especialmente con la condición de nuestra nación, nosotros necesitamos saber que estamos haciendo todo lo posible para permanecer firmes. Necesitamos iniciar en alguna parte. Necesitamos tomar la decisión de pagar el precio de agradar a Dios en lugar de al hombre. Lo peor que puede suceder al publicar esto, es que mi lista sea borrada y eso cause que yo tenga menos dinero. No estoy en grandes números pero es mayor la calidad de personas que están desesperadas por ver al Señor moverse en medio nuestro sin importar lo que tengan que hacer. Hemos cometido errores en nuestro caminar y estamos pagando por eso, pero hoy es un nuevo día, un fresco nuevo comienzo para estar firmes por la tierra y decretar que Su Reino vendrá y se hará en la tierra como en el cielo. Muy bien, con esta introducción ahora iniciemos la palabra.

LA PALABRA

Somos un ejército y debemos estar unidos por Su amor. ¿Cómo puede el mundo hablarnos de nuestro amor si estamos cayendo en las obras del enemigo y ofendiéndonos unos a otros en el Cuerpo de Cristo?

Realmente creo que muchos han cauterizado sus conciencias por vivir una vida en la carne en lugar de crucificarla, y es por eso que no están convencidos de la manera en la cual ellos tratan a otros y la manera que viven su vida. Yo se que el juicio comenzará por la Casa de Dios y necesitamos cerrarle la puerta al enemigo y unirnos de un vez por todas.

Morir al orgullo carnal y amar como Jesús Amó. El dijo: “Perdónalos por que no saben lo que hacen”. ¿Que dijo acerca de todos aquellos que tienen conocimiento del pecado y continúan pecando? Para mi eso es pecado voluntario y si continúa, nuestro corazón se endurecerá y se convertirá en un corazón peor del que está perdido. Sí, ésta es una palabra muy fuerte.

Ellos toman su espada y la usan en contra de otros, en lugar de usarla contra el enemigo. Usan su espada para justificar sus acciones. Algunos piensan que están cubiertos con la Armadura de Dios, pero si el enemigo llega a ver que hay una grieta, el entrará. Podríamos ver como que estamos haciendo las cosas bien en la tierra, moviéndonos en los dones y alcanzando a los perdidos, pero si existen áreas en nuestra vida con las cuales no hemos tratado, aún en nuestro corazón, el enemigo nos derrotará. Son las pequeñas zorras que echan a perder la vid, y estas son las áreas de gran importancia.

ELIGE ESTE DIA A QUIEN SERVIR

¿Arremetemos unos contra otros en secreto, y en público aparentamos estar todos en unidad? ¿Estamos impacientes, implacables y constantemente tomando ofensas? ¿Devolvemos las cosas cuando nos las prestan? ¿Cobramos más por nuestros servicios? ¿Pagamos nuestros impuestos? ¿Mentimos, o mantenemos nuestra palabra cuando se la damos a otros?

Sí, estas son las áreas que podemos barrer debajo de la alfombra o algunos podríamos decir debajo de la mesa donde nadie puede verlas. Pero sí, el Señor esta en todas partes, El puede ver debajo de la mesa esos impuestos sin pagar. Lo que sembramos, cosecharemos.

Podemos sentir que nos estamos saliendo con la nuestra, pero un día vendrá, en el cual veremos el fruto de nuestras acciones y no nos va a gustar. Sí, este es el día de salvación, escoge este día servir completamente.

¡Sí, esta es una palabra fuerte! He visto a personas irse a los extremos y decir que Dios no puede dar una palabra fuerte, ellos no publicarían esto en sus listas, y es por eso que la iglesia está débil, donde no vemos señales, maravillas y milagros. Nadie hablará en contra del pecado. El mundo no tiene excusa de la manera en que se comporta, pero nosotros, el Cuerpo de Cristo seremos considerados responsables de todo lo que sabemos y elegimos no caminar en ello.

Yo quiero ver una Iglesia levantarse y a su enemigo aterrado. Yo quiero ver el poder y la autoridad de nuestras palabras hacer efecto. Pero para obtener una mayor autoridad debemos someternos bajo Su autoridad. El es nuestro Capitán y debemos formarnos y seguirlo de todo corazón, en total rendición, unidos en Su amor, santificados y apartados para Su servicio. Oro para que estas palabras hagan una obra completa en nuestros corazones para que podamos ver un cambio en la forma en que vivimos, nos movemos y tenemos en nuestro ser. ¡Sí, inmensa gracia!

Hoy oro para que sean llenos con el conocimiento de Su voluntad y toda la sabiduría y entendimiento espiritual – y sean fortalecidos, de acuerdo a Su glorioso poder para obedecer la voluntad de Dios en toda las cosas. Amen.

Proverbios 6:16-19 Hay seis cosas que el Señor aborrece, y siete que le son detestables: los ojos que se enaltecen, la lengua que miente las manos que derraman sangre inocente, el corazón que hace planes perversos, los pies que corren a hacer lo malo, el falso testigo que esparce mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario