EL LLANTO SE CONVERTIRA EN GOZO

El Señor se levanta como un gigante; despierta enojo, como un guerrero. Grita y deja oír su voz; ¡arremete con fuerza contra sus enemigos! «Desde hace mucho tiempo me he callado. He guardado silencio; me he contenido. Pero ahora voy a gritar como una parturienta; a un mismo tiempo voy a gruñir y jadear. Isaías 42:13-14

¡Este es el tiempo de pujar!. Han sido días de mucha presión y opresión mientras pasamos por un túnel oscuro y estrecho como un canal de parto. Esto nos ha traído mucho temor, dudas y aflicción. Cuando llega el momento de dar a luz, se siente un dolor agudo y desesperante pero una mujer no puede detenerse, tiene que pujar con todas sus fuerzas.

Chuck Pierce compartió una revelación en cuanto a los tiempos que estamos viviendo y escribió: “NO RETROCEDA, NO IMPORTA LO FUERTE QUE EL ENEMIGO VENGA CONTRA USTED” y compartió: Estamos en el mes de AV, según el calendario hebreo, son 30 días que comienzan del 25 de Julio al 25 de Agosto, representado en el alfabeto por la letra TET que se asemeja a un útero – un mes cuando el secreto de embarazo se mueve en el reino de la tierra.

Muchos hemos sentido en estos días que estamos pasando por ese canal estrecho y oscuro, pero no debemos temer ni dudar porque todo es parte del plan de Dios. Hemos tenido momentos en los que no vemos la luz al final del túnel, pero en medio de la oposición tenemos que seguir confiando. Si tiene promesas de Dios no las cuestione, no las razone, solo crea lo que Dios le ha dicho pues se cumplirá en el tiempo señalado. Estamos entrando en un tiempo de nuevas asignaciones y alineamientos, muchos a lugares desconocidos y a nuevos desafíos. ¡Aférrese a sus promesas! Porque está en el camino del avance.

Los bebés pasan por un estrecho canal de parto, sin embargo, se abre para ellos un nuevo y amplio mundo, un nuevo comienzo. Así será para nosotros, estamos siendo llevados a lugares amplios, a nuevos comienzos. Mientras pasamos por este lugar estrecho, nos despojaremos de las cosas de la temporada pasada que no nos serán útiles ahora. Necesitamos depender completamente de Dios, santificarnos y comenzar a adorarlo de una manera nueva pero sobre todo, guerrear en oración.

¡Puje en oración! Esta es una clase especifica de oración que, al mismo tiempo, da a luz y guerrea (Isaías 66:7-9) (Isaías 42:12-14). Cuando una persona entra en un periodo de dolor y aflicción (dando a luz y/o guerreando), experimentará pesadez, opresión, una profunda y penetrante preocupación, una ansiedad que no se puede sacudir acerca de una condición o situación. A veces, la aflicción se extiende por semanas o meses, particularmente cuando Dios le pone carga a una persona acerca de algo o alguien.

Ardua labor, dolor y aflicción se define como dar a luz, sentirse asqueado, desmayado, afligido o fatigado, sufrido, perturbado, inquietado. La única manera de liberar el dolor y la aflicción es a través de la oración. La persona se sentirá abrumada por una situación en particular, hasta que es liberada a través de la oración intercesora. Aunque sea difícil y requiera mucho esfuerzo, ¡puje, puje, puje! Qué triste sería que los propósitos de Dios no se cumplieran porque alguien tiró la toalla.

Nos encontramos en una rápida aceleración. La espera se terminó y este es un tiempo de cumplimiento. Estamos a punto de realizar las cosas que estuvimos guardando en nuestro corazón. Que estemos experimentando algunos momentos de turbulencia, no significa que no vamos a llegar al lugar preparado para nosotros

Romanos 8:22-26 Porque sabemos que toda la creación hasta ahora gime a una, y sufre como si tuviera dolores de parto. Y no sólo ella, sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos mientras esperamos la adopción, la redención de nuestro cuerpo. Porque con esa esperanza fuimos salvados. Pero la esperanza que se ve, ya no es esperanza, porque ¿quién espera lo que ya está viendo? Pero si lo que esperamos es algo que todavía no vemos, tenemos que esperarlo con paciencia. De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues no sabemos qué nos conviene pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Pero el que examina los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario