UN TIEMPO DE MILAGROS, BENDICION Y FAVOR

¡Qué precioso es tu amor inagotable, oh Dios! Todos los seres humanos encuentran refugio a la sombra de tus alas. Los alimentas con la abundancia de tu propia casa y les permites beber del río de tus delicias. Pues tú eres la fuente de vida, la luz con la que vemos. Salmos 36:7-9

Mis amados hijos, toda su vida han estado preparándose para algo especial; y debido a esto, les fueron negadas las cosas normales que otras personas recibieron fácilmente. Ustedes tuvieron que sentarse y ver como “otros podían y ustedes no”; y esto ha sido una carga muy difícil Continuar leyendo