CONFIANZA EN MEDIO DE LA PRUEBA

Muchos son, Señor, mis enemigos; muchos son los que se me oponen, y muchos los que de mí aseguran: «Dios no lo salvará.» Pero tú, Señor, me rodeas cual escudo; tú eres mi gloria; ¡tú mantienes en alto mi cabeza! Clamo al Señor a voz en cuello, y desde su monte santo él me responde. Yo me acuesto, me duermo y vuelvo a despertar, porque el Señor me sostiene. No me asustan los numerosos escuadrones que me acosan por doquier. Salmo 3:1-6

No es fácil en medio de circunstancias hostigadoras decirle a alguien “confía en el Señor, El te salvará” Continuar leyendo