PALABRA PROFETICA 2016

Enviada por Cindy Jacobs

Muchos de ustedes saben que cada año nos reunimos con el Consejo Apostólico de Ancianos Proféticos para buscar al Señor y obtener una palabra. La reunión de este año fue increíble. De hecho, después de haber comenzado la adoración una mañana, profetizamos horas y horas, y parecían minutos. Fue tal la presencia de Dios sobre nosotros, y vamos a darle un comunicado completo en el nuevo año, pero solamente quiero compartir algunas cosas sobre las que tuvimos consenso.

Una fue Isaías 59:19 “Del oriente al occidente temerán el nombre del Señor y reconocerán su poder. Ciertamente el enemigo vendrá como un río caudaloso, pero el espíritu del Señor desplegará su bandera contra él” 2016 será el año en que la marea cambiará. Muchas personas están desanimadas especialmente en esta temporada de fiestas; las personas se sienten solas, se sienten abrumadas. Les voy a dar una buena noticia, este año que viene, la marea se volverá hacia usted.

Ya conoce este versículo de la Biblia – El enemigo vendrá como una inundación, pero Dios levantará bandera, muchos se sienten atrapados cuando viene la inundación, y se olvidan que Dios levanta bandera. Hoy quiero animarlos, algunos de ustedes, ahora mismo, están pasando por un tiempo desafiante, pero yo le prometo que Dios está trabajando en su nombre. El enemigo puede venir y tratar de abrumarlo, tratar de que se sienta como que está inundado por los problemas y adversidades. Pero no se queje, ore, haga oraciones llenas de fe diciendo que confía en el Señor, que El lo hará triunfar, que El hará que usted venza. Y le prometo que la inundación dará un giro.

Muchos de ustedes están orando por los hijos pródigos, algunos están orando por sus finanzas, algunos están orando por su condición física, pero yo quiero decirle: DIOS ES BUENO: Y EN 2016 EL SEÑOR HARA QUE LAS INUNDACIONES QUE LO AGOBIAN SE DETENGAN Y LA MAREA SE VUELVA HACIA USTED.

Isaías 49:4 Y yo que había pensado: «He pasado trabajos en vano, he gastado mis fuerzas sin objeto, para nada.» En realidad mi causa está en manos del Señor, mi recompensa está en poder de mi Dios.

OREMOS: Señor, bendíceme y guárdame, haz resplandecer tu rostro sobre mí y ten de mí misericordia, alza sobre mí tu rostro y dame paz (Números 6:24-26). Hazme como a Efraín ya Manasés (Génesis 48:20). Sáciame de favores y lléname de la bendición del Señor (Deuteronomio 33:23). Dios, derrama tus bendiciones sobre mi vida. Revélame y bendíceme (Mateo 16:17). Soy la semilla de Abraham por medio de Jesucristo y recibo la bendición de Abraham. Señor, bendíceme con esa bendición y multiplícame como las estrellas del cielo o como la arena del mar. Haz descender tus lluvias de bendición sobre mi vida (Ezequiel 34:26). Transforma cualquier maldición pronunciada en mi contra, en bendición (Nehemías 13:2). Que tu bendición me enriquezca (Proverbios 10:22). Que todas las naciones me llamen bienaventurado (Malaquías 3:12). Que todas las generaciones me llamen bienaventurado (Lucas 1:48). Soy hijo del Bendito (Marcos 14:61). Vivo en el Reino del Bendito (Marcos 11:10). Mis pecados son perdonados y soy bienaventurado (Romanos 4:7). Señor, todos los días me colmas con beneficios (Salmos 68:19). Soy escogido de Dios y soy bendecido (Salmos 65:4). Mi simiente es bendita (Salmos 37:26). Dame por heredad la tierra (Salmos 37:22).

¡FELICES FIESTAS!

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario