2016 UN AÑO PARA VER AL DIOS DE LO IMPOSIBLE

Cuando Abram tenía noventa y nueve años, el Señor se le apareció, y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso, anda delante de mí, y sé perfecto. Y yo estableceré mi pacto contigo, y te multiplicaré en gran manera. Génesis 17:1

El es “EL SHADDAI” – Dios Todopoderoso, Dios es más que suficiente, Dios es todo lo que necesitamos. Puede ser que hoy mismo esté enfrentando alguna prueba o circunstancia muy dura o difícil. Pareciera que no hay ninguna salida. Vuelva a creer, todavía hay una salida, dele una oportunidad al Todopoderoso. Robert Hotchkin ha compartido esta palabra profética que lo animará a mirar al Dios de lo imposible y creer por su milagro.

“Aquí estamos en el umbral del año 2016, y quiero que sepan que el Señor nos está estableciendo para algunos avances increíbles, incrementos y transformaciones.

Hace un par de meses cuando comencé a orar por el Año Nuevo, escuché al Señor decir que El quiere volver a presentarse ante Su Pueblo como “EL SHADDAI”. Yo sabía que este es uno de Sus nombres, y que se traduce como “DIOS TODOPODEROSO” o “EL MAS QUE SUFICIENTE”; pero después de escuchar de parte del Señor, estaba intrigado y quería excavar más profundo. ¿Porqué el quiere familiarizarse con nosotros como “EL SHADDAI”? ¿Qué es lo que se propone? ¿Qué significa esto para la nueva temporada en la que estamos entrando?.

Cuando hice un estudio sobre las palabras “EL SHADDAI”, descubrí que hubo muchas veces en las que el Señor anunciaba a Su Pueblo que EL ERA DIOS o que El era EL TODOPODEROSO, pero solo un par de veces en las que El declaro que El era “EL SHADDAI” – DIOS TODOPODEROSO O MAS QUE SUFICIENTE. Lo más interesante para mi fue que las pocas veces que El hizo esto, cosas profundas sucedieron: cosas aparentemente imposibles que habían sido severamente impedidas, retrasos, o incluso abandonos, de repente fueron renovados, revividos y liberados.

La primera mención de “EL SHADDAI” en la Biblia está en Génesis 17:1, cuando el Señor se le apareció a Abram para recordarle la promesa que El le hizo de darle un heredero y una línea de descendientes que heredarían toda la bendición que Dios le dio. Lo que resulta realmente interesante es el contexto en el que esto sucede.

Esta promesa del Señor se remonta a Génesis 15 cuando El primero le dijo a Abram que le daría un hijo (15:4). Abram escuchó la palabra del Señor y la creyó (15:6). Este fue un gran paso de fe para Abram ya que él y su esposa Sarai, no habían sido capaces de concebir hasta ese momento. Dios le dijo a Abram que este era un acuerdo de “Pacto” (15:18) afirmando que no importaba cuan difícil o improbable fuera, Abram podía contar con la promesa porque podía contar con Dios. ¡Amén! Pero mientras el tiempo pasaba y Dios no se movía de acuerdo con el calendario que Abram y Sarai esperaban, la duda y la impaciencia comenzaron a desanimarlos. ¿Alguien se identifica?

En Génesis 16, Sarai y Abram deciden armar su propio plan para traer la promesa de Dios (16:1-3). Esto nunca será una buena idea. Lo que resultó fue años de dolores de cabeza, dolores del corazón, y problemas en su hogar, en su vida y mucho más allá. (Ver Génesis 14:4 – Génesis 17:1). Abram y Sarai maquinaron un plan, tomaron una situación que era difícil e improbable y la convirtieron en un completo desastre, aparentemente imposible. Este es el contexto en cual Dios se manifiesta y declara que El es “EL SHADDAI”- El Dios Todopoderoso, el Dios que es más suficiente, Dios es todo lo que necesitamos. En otras palabras, ¡DIOS DE LO IMPOSIBLE!

El resultado final de este anuncio es que la Promesa de Dios seguía en marcha, y Abram cambio para siempre. El pasó de ser Abram, “Padre Exaltado” a ser Abraham, “Padre de multitudes”. ¿Lo ves? Cuando Dios anuncia que El es EL SHADDAI, el incremento y la transformación comienzan a surgir. Los desastres se convierten en mensajes. Las pruebas se convierten en testimonios. Lo imposible se hace posible. Esto es lo que EL SHADDAI hace. El no está limitado por el pasado, por nuestros errores, o por nuestras insuficiencias, y El quiere que nosotros sepamos que cuando caminamos con El, nosotros tampoco.

EL SEÑOR NO SE PRESENTÓ A CASTIGAR, SINO A INVITAR

El Señor no apareció en Génesis 17 para condenar a Abram, para castigarlo, o para anunciarle que sus errores lo habían descalificado de la promesa de Dios. ¡NO! El se presentó a declarar que El era EL SHADDAI, y a invitarlo a caminar con El. Con la comprensión de que El es un Dios Todopoderoso, Dios más que suficiente, Dios es todo lo que necesitamos (17:1), El se presentó a declararle a Abram que El era el Dios de lo imposible, y que El era capaz de lidiar con esta situación (17:2). El apareció para invitar a Abram a descansar en El, a confiar en El, y a depender completamente de El (17:4) Abram tuvo la revelación de EL SHADDAI (17:3) El renunció a seguir tratando de obtener las promesas de Dios por sus propias fuerzas y por sus propios medios. Renunció a la “carne”, se agarró de nuevo de Dios (Génesis 17:11-12) y fue incrementado y transformado por causa de ello.

¿Tiene un desastre en su vida? ¿Hay promesas de Dios que parecen como si nunca fueran a suceder? ¿Algunas veces tiene temor que sus insuficiencias o errores lo han descalificado? ¿Está queriendo renunciar? ¡NO LO HAGA! Estamos entrando en una hora en que Dios desea revelarse a usted como EL SHADDAI – El Dios Todopoderoso. Dios es más que suficiente, Dios es todo lo que necesita, el Dios de lo imposible. El es el mismo ayer, hoy y por los siglos (Hebreos 13:8) El es el Señor y nunca cambia (Malaquías 3:6). Lo que El hizo por Abram, lo hará por usted. Comience a darle la bienvenida y adorarlo como EL SHADDAI y véalo mostrarse y hacer lo imposible por usted.

DIRECTIVAS DE ORACION

Vamos a orar y declarar que:

  1. JESUCRISTO ES EL SHADDAI – Dios Todopoderoso, El más que suficiente, Dios es todo lo que necesitamos.
  2. Lo imposible para los hombres, es posible para Dios. (Lucas 18:27)
  3. El Señor se mostrará en notables y considerables maneras a Su Pueblo este año nuevo, trayendo avances, incremento y transformación. Los desastres se convertirán en mensajes y las pruebas en testimonios.
  4. Un nuevo nivel de fe será soltado en la Iglesia. No seremos movidos por lo que no hacemos o lo que no vemos o lo que hacemos o lo que sentimos. Nos mantendremos firmes en las promesas de Dios, sabiendo que El es capaz de llevarnos en Su tiempo perfecto.
  5. Confiaremos en el Señor y descansaremos en su bondad y gloria.
  6. No temeremos sino que creeremos (Marcos 5:36)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario