TRANSFORMACIONES Y CAMBIOS REPENTINOS

…y sacó a su pueblo con alegría, y a sus escogidos con gritos de júbilo. Salmos 105:43

A comienzos de este año profeticé que el 2016 estaría marcado por tiempos de transformaciones y cambios repentinos. Parte de estos tiempos incluyen promociones y degradaciones. Dios está por levantar a los humildes, los obreros santos y humillar a los orgullosos que tienen las motivaciones incorrectas. En otras palabras, las puertas se abrirán para algunos y las oportunidades disminuirán para otros. El Señor me habló estas palabras:

“Estoy promoviendo a mis fieles en este tiempo hacia posiciones en mi Espíritu y en lo natural que desafían la razón humana. Mis fieles oraron y buscaron Mi rostro para caminar en mi voluntad en las cosas pequeñas, por eso los estoy haciendo gobernar sobre más en mi Reino. Esos infieles serán degradados mientras mis fieles son promovidos en esta hora. Aquellos que caminan en orgullo serán quebrantados. Los que caminan en arrogancia no entrarán en mis lugares especiales en este tiempo. Pero los que caminaron en humildad conmigo, serán exaltados y enviados con una unción para levantarse y avanzar en esta hora”.

Estuve en un tiempo de promoción constante por más de una década. Eso no quiere decir que no tuve retrocesos o pruebas, pero el Señor hizo que todo obrara para mi bien. Aprendí que a veces lo que parece una degradación o una puerta cerrada, en realidad puede ser el Señor llevándonos hacia un nuevo tiempo de cambio. Con eso en mente, veamos seis maneras de responder a esta palabra profética.

  1. NO TRATE DE HACER QUE OCURRA

No persiga los sueños, busque al Dios que le entregó los sueños y Él hará que sus sueños se cumplan en el tiempo correcto. Ningún hombre en la tierra o demonio en el infierno pueden detener lo que Dios quiere realizar en su vida, pero usted puede cometer un gran desastre tratando de hacer que esto ocurra. En Génesis 16, Dios le prometió un hijo a Abram y Sara, pero se pusieron impacientes y dieron a luz a Ismael, quien trajo aflicción y pena a sus vidas. Las situaciones manipuladoras pueden llevarnos hacia un lugar más rápido, pero no nos mantendrán allí demasiado tiempo. Recuerde, todo lo que haga para llegar a algún lugar, debe seguir haciéndolo para mantenerse allí. Nunca tendrá que forzar nada que en verdad deba ocurrir. No se promueva ni se exalte. Ese es el trabajo de Dios.

  1. NO MIRE A LOS HOMBRES PARA HACER QUE LAS COSAS OCURRAN

Todo lo que le entregue el hombre también se lo puede quitar. Si mira a los hombres para hacer que cumplan sus sueños para usted, será tentado a comprometerse con ellos. Esperarán que usted haga cosas que quizá Dios no lo llamó a hacer. Algunos cristianos vendieron sus almas a los hombres por una promoción rápida, en lugar de entregarse a Dios y confiar en sus tiempos. Considere Jeremías 17:5-6 con temor y temblor reverente:

“Así dice el Señor: ¡Maldito el hombre que confía en el hombre! ¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del Señor! Será como una zarza en el desierto: no se dará cuenta cuando llegue el bien. Morará en la sequedad del desierto, en tierras de sal, donde nadie habita”. Esto no quiere decir que nunca puede recibir ayuda de una persona. No debe buscar a los hombres para que abran puertas que solo Dios debe abrir.

  1. NO TENGA CELOS POR LO QUE OTROS TIENEN. DIOS NO PROMOVERA UN CORAZON LLENO DE CELOS

Los celos son una obra de la carne (Gálatas 5:20). Piense acerca de esto por un minuto. Saúl tenía celos de David y trató de matarlo. Los hermanos de José tuvieron celo y trataron de matarlo. Caín estaba celoso de Abel y lo mató. Cuando hay celos en nuestro corazón, estamos entrando en un espíritu de asesinato que finalmente terminará matando nuestros sueños. Santiago 3:14-16 dice:

“Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y de faltar a la verdad. Ésa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal, puramente humana y diabólica. Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas”. (Ver también Proverbios 14:30 y Filipenses 2:3).

  1. CONFIE EN DIOS

Eclesiastés 3 declara: “Para todo hay un tiempo”. Muchas veces pensamos que podemos cambiar nuestros tiempos y circunstancias. Pero Daniel 2:21 deja en claro que ese es el rol de Dios y explica: “Él pone y quita reyes”. David le dijo correctamente al Señor: “Tú eres mi Dios. Mis tiempos están en tus manos” (Salmo 31:14-15). Recuerde: “La exaltación no viene del oriente, ni del occidente ni del sur, sino que es Dios el que juzga: a unos humilla y a otros exalta” (Salmo 75:6-7).

  1. TRABAJE EN SU CARACTER

Si usted está listo para manejar la promoción ahora, Dios se la daría ahora mismo. Muchas veces necesitamos desarrollar el carácter que nos mantendrá donde nos lleve la unción. Romanos 5:3-5 nos dice que la paciencia forma nuestro carácter. Debe pedirle al Espíritu Santo que le muestre las áreas de su vida en las que necesita trabajar y luego pida la gracia para alcanzar el siguiente nivel de gloria.

  1. PRACTIQUE LA HUMILDAD

La humildad no tiene derechos. Aquí vemos tres testigos para tener en mente:

“Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes” (1 Pedro 5:6-7).

“Humíllense delante del Señor, y él los exaltará” (Santiago 4:10).

“Todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” (Lucas 14:11).

Finalmente, una vez que Dios lo exalte, manténgase humilde. El orgullo viene antes de la caída. (Jennifer LeClaire)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario