PIDE LLUVIA TEMPRANA Y TARDIA

No temas, tierra, sino alégrate y regocíjate, porque el Señor hará grandes cosas. No teman, animales del campo, porque los pastizales de la estepa reverdecerán; los árboles producirán su fruto, y la higuera y la vid darán su riqueza. Alégrense, hijos de Sión, regocíjense en el Señor su Dios, que a su tiempo les dará las lluvias de otoño. Les enviará la lluvia, a de otoño y la de primavera, como en tiempos pasados. Las eras se llenarán de grano; los lagares rebosarán de vino nuevo y de aceite. Joel 2:21-24

 Esta lluvia profetizada por el profeta Joel tuvo lugar el día de Pentecostés, la cual cayó en forma torrencial, inaugurando así el trabajo en la viña del Señor. Hechos 2:37-41. La lluvia, que es una figura de la presencia del Espíritu Santo, viene a nuestras vidas, luego de atravesar el verano espiritual, caracterizado por la alta temperatura (léase “tiempo infernal” o “el horno recalentado siete veces”, que pudieran ser ataques del enemigo, o diferentes tipos de problemas que nos han abrumado, desgastado y resecado por largo tiempo). Aquí Dios nos envía de su lluvia refrescante para que nuestra tierra (vida cristiana) reseca y árida se renueve y se prepare para poner nuevas semillas espirituales. Luego que hayamos sido refrescados, renovados y hayamos plantado en fe semillas espirituales, Dios enviará de su lluvia torrencial para llenarnos, saciarnos y cuidar las semillas espirituales que hayamos sembrado.

El Señor dice:

Este es el tiempo de la lluvia temprana y la lluvia tardía. La primera unción y última unción de este tiempo se mezclarán y vendrán sobre ti como gotas de lluvia desde los dominios de Mi Reino. Y al venir sobre ti te darán vigor, te renovarán y cargarán hasta un lugar de bienestar. Deja que la lluvia venga. Clama por esa lluvia puesto que es el tiempo de su venida y permite que lave de ti toda contaminación del mundo y del enemigo.

Permite que lave de ti todo desánimo y desilusión y te lleve por el rio sin retorno. Permíteme venir en tu auxilio ahora y mostrarte un nuevo día y revelarte un nuevo sendero a Mis caminos. Ven, Yo te mando, y permíteme hacer en ti la obra, la obra de Mi presencia y Mi gloria.

Ven y preséntate delante de Mí para tiempos de refrigerio que vendrán de Mi presencia. Yo estoy a punto de desatar el poder de una palabra profética que sacudirá Mi reino. Yo estoy a punto de desatar un poder apostólico de tal dominio que el enemigo no tendrá ningún lugar en ti, ni a tu alrededor ni sobre ti. Este es tu destino, dice el Señor tu Dios. Este destino estaba escrito así que toca la trompeta en Sión y reúne al pueblo y envíalos a avanzar hacia la victoria. Hoy es el día de victoria.

Afina tu puntería, amado. No permitas que tu atención sea disipada en muchas direcciones. Y, no dejes que tu enfoque esté en tus problemas o actuales dilemas. Este es un tiempo de ver de frente Mi rostro, elevar tu oración con tu más ferviente fe y confiar en que Yo te responderé, dice el Señor. Libérate de toda ansiedad y preocupación.

 Santiago 5:7-8 Pero ustedes, hermanos, tengan paciencia hasta la venida del Señor. Fíjense en el labrador, cómo espera el preciado fruto de la tierra, y cómo aguarda con paciencia a que lleguen las lluvias tempranas y tardías. También ustedes, tengan paciencia y manténganse firmes, que ya está cerca la venida del Señor.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario