GOTAS DE SANIDAD

Esta mañana el Señor me despertó con el Salmo 2 y entonces recordé que allí hay un verso que siempre ha llamado mi atención porque dice: “El Rey de los cielos se ríe”. Para muchos este ha sido un tiempo de batalla tremenda, implacable espiritual. Un tiempo de desesperación y lágrimas, que han traído consigo desánimo, fatiga, confusión y temor. Pero tengo que decirle esto: ¡Dios se ríe!

El Salmo 2 es una declaración que nos anima para tiempos como éstos, cuándo abundan las amenazas demoníacas y/o humanas! El Salmo 2:1-6 dice: ¿Por qué se sublevan las naciones, y en vano conspiran los pueblos? Los reyes de la tierra se rebelan; los gobernantes se confabulan contra el y contra su ungido. Y dicen: «¡Hagamos pedazos sus cadenas! ¡Librémonos de su yugo!» El rey de los cielos se ríe; el Señor se burla de ellos. En su enojo los reprende, en su furor los intimida y dice: «He establecido a mi rey sobre Sión, mi santo monte.» ¡Dios se está encargando y El está desarmando a tu enemigo!

El Señor dice: Tráeme tu caso y espera por mis gotas de sanidad, Yo te traeré la justicia que has estado esperando. Este es el tiempo y voy a hacerte justicia. Yo se que puedes haber perdido la esperanza en Mi justicia, tal vez pienses que lo que has vivido en el pasado se ha quedado en el olvido, pero Yo nunca me olvidaré de cuidar tu dolor y sanar tus heridas por muy viejas que sean, aún las de tu infancia. Yo se cuan profundas son tus heridas, Yo también experimenté el dolor de la injusticia, fui incomprendido, acusado falsamente, fui rechazado y crucificado siendo inocente de todo. ¿No te parece que Yo se como se siente? Piensa de nuevo, ha llegado el momento y Yo estoy trayendo justicia de una vez por todas, y con Mi justicia traeré la profunda sanidad de tus heridas y todo pasará porque es mi justicia y es divina. Prepárate para celebrar Mi libertad con danzas cuando Yo corte las cadenas del acusador de tus hombros y los grilletes de tus pies serás libre para danzar de nuevo.

1 Juan 5:4-6 Porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y ésta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? Éste es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio, porque el Espíritu es la verdad.

Deuteronomio 28: 7 »El Señor derrotará a tus enemigos que se levanten contra ti. Por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de ti.

OREMOS:

Gracias por la victoria completa que ya tenemos en Ti Jesús. Hoy me paro firme en la victoria de Cristo porque tu llevaste mi vergüenza, mi derrota, mi dolor, mi enfermedad, mis deudas a la cruz. Yo te pido que mi hogar sea lleno de Tu presencia divina, para que todo el que entre en el sea bendecido con bendiciones espirituales de los lugares celestiales. Te agradezco de que Tú seas mi confianza y preserves mi pie de quedar preso. No temeré a malas noticias, porque mi corazón está firme, confiado en que Tu Señor eres mi escudo y fortaleza. Bendíceme y bríndame salud. Yo afirmo el poder de Tu Palabra cuando declara que uno perseguirá a mil, y dos harán huir a diez mil porque Tu Señor pelearás por el justo como has prometido. Yo reclamo la victoria sobre cualquier ataque del enemigo, porque yo estoy libre de culpa y soy recto, temeroso de Dios y apartado del mal. Hoy declaro que los sueños de Dios para mi vida sucederán. Estos no serán detenidos por las personas, decepciones o adversidades. Dios tiene soluciones para cada problema que yo tenga que enfrentar. Las personas correctas y los momentos oportunos están en mi futuro y yo cumpliré mi destino en el nombre de Jesús. Amen.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario