¡ES TIEMPO DE VOLVERSE A DIOS¡

Pero desde allí buscarás al Señor tu Dios, y lo hallarás si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma. En los postreros días, cuando estés angustiado y todas esas cosas te sobrevengan, volverás al Señor tu Dios y escucharás su voz. Pues el Señor tu Dios es Dios compasivo; no te abandonará, ni te destruirá, ni olvidará el pacto que El juró a tus padres. Deuteronomio 4:39-40

Este es el tiempo y la hora en que Mi pueblo tiene que levantarse en el poder de Su Dios y abandonar las preocupaciones del mundo para llegar a ser las personas que Yo les he llamado a ser. Porque muchos han hecho Mi voluntad a un lado y han hecho su propia voluntad. Muchos no me consultan y hacen lo que ellos mismos han planificado y siguen con sus planes. Pero, si no me consultan acerca de sus asuntos, ustedes irán por su cuenta sin mi bendición y protección.

Arrepiéntanse y vuélvanse del camino de la independencia, sigan en pos de Mi y Yo seré su Dios y ustedes serán Mi Pueblo; pero si continúan por su cuenta, entonces su dios serán sus propios deseos y no tendrán Mi protección. Esto no debe ser así. Porque Yo los he traído de una tierra de maldad para que ustedes sean bendecidos en una tierra floreciente con buenos frutos en abundancia. Si, su tierra será fructífera, y ustedes serán prosperados en todo lo que Yo los envíe a realizar.

No permitan que el enemigo les mienta, y los tienen con las delicias del mundo, porque estas son temporales y no les traerán la nutrición ni la fuerza que necesitan, solo les traerán dolores de cabeza y fatiga, porque sus esfuerzos se irán tras el viento, y todo será en vano. ¡Vuélvanse a Mi, y Yo les daré el fruto de la tierra! Les daré todo lo que les prometí. Una esperanza y un futuro que les será dado si esperan en Mi y confían en Mi como si Yo fuera Su Padre. Lo que Yo les dije que haría, Yo lo realizaré.

Así que, Yo los estoy llamando a Mi lado y les ofrezco el regalo que les hace falta que es el arrepentimiento. Yo derramaré sobre ustedes Mi misericordia y gracia. Pondré una corona de favor sobre su cabeza que les abrirá las bendiciones del cielo y de los hombres. Haré de ustedes una vez más una tierra generosa en la cual puedo regocijarme. Ustedes son Mi Novia y Yo soy su Novio, su Amado.

Florezcan desde lo profundo de su alma. Levántense y sean libres. Arrojen las cadenas que los han tenido atados en su mente y corazón. Lancen lejos los grilletes del engaño y corran libres, porque ciertamente Yo los he libertado. Sí, este es el momento y la hora de levantarse en Mi poder. ¡Levántense para que el mundo pueda ver Mi poder y Mi gozo dentro de ustedes!

Deuteronomio 4:39-40 »Reconoce y considera seriamente hoy que el Señor es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y que no hay otro. Obedece sus preceptos y normas que hoy te mando cumplir. De este modo a ti y a tus descendientes les irá bien, y permanecerán mucho tiempo en la tierra que el Señor su Dios les da para siempre.»

Proverbios 3:5-8 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.

 Romanos 13:11-12 Hagan todo esto, conscientes del tiempo en que vivimos y de que ya es hora de que despertemos del sueño. Porque nuestra salvación está más cerca de nosotros ahora que cuando creímos. La noche ha avanzado, y se acerca el día. Por tanto, desechemos las obras de las tinieblas, y revistámonos de las armas de la luz.

OREMOS: Señor, muéstrame este día cualquier persona, lugar o cosa que hayan sido puestos estratégicamente en mi camino para cegar mis ojos, cerrar mis oídos y cerrar mi boca en el Espíritu. Aplico la sangre de Jesús sobre mis ojos, mis oídos y mi boca. Serán usados por Dios en esta hora. Renuncio a la idolatría abierta y subliminal que pudiera estar afectándome. No soy mío, y no me apoyo en mi propio entendimiento. Mi vida espiritual es próspera, y ninguna cosa buena e será quitada. Echo fuera de mi casa al espíritu que viene contra mi vida de oración. Toda pesadez y depresión se va de mí y de mi familia. Me visto con toda la armadura de Dios, y todo dardo de fuego del enemigo es quitado de mi mente y echado fuera de mi corazón en el nombre de Jesús. Amén.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario