UN NUEVO LUGAR, UNA NUEVA ASIGNACION

Por la fe, Abrahán obedeció cuando fue llamado, y salió sin saber a dónde iba, y se dirigió al lugar que iba a recibir como herencia. Por la fe, habitó en la tierra prometida como un extraño en tierra extraña, y vivió en tiendas con Isaac y Jacob, quienes eran coherederos de la misma promesa; porque esperaba llegar a la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. Hebreos 11:8-10

Esta palabra me alienta y llena de fe y esperanza porque se que los que con lágrimas sembraron, con regocijo segarán. Los procesos con cada uno de nosotros … Continuar leyendo