LOS LAZAROS SIEMPRE RESUCITAN

Las dos hermanas mandaron a decirle a Jesús: «Señor, tu amigo querido está enfermo.» Cuando Jesús oyó esto, dijo: «Esta enfermedad no terminará en muerte, sino que es para la gloria de Dios, para que por ella el Hijo de Dios sea glorificado.» Juan 11:3-4

En este momento, conozco muchas personas que están tratando con grandes desilusiones, problemas, enfermedades y sufrimientos. Muchos sienten que Dios los abandonó o que no escuchó sus oraciones. Se sienten defraudados por Él. Así que, quiero animarlos con esta palabra profética que Lana Vawser nos compartió para el año 2016. Las promesas de Dios siguen … Continuar leyendo