NUNCA TE DES POR VENCIDO

Por la fe Abraham, cuando fue llamado para ir a un lugar que más tarde recibiría como herencia, obedeció y salió sin saber a dónde iba. Por la fe se radicó como extranjero en la tierra prometida, y habitó en tiendas de campaña con Isaac y Jacob, herederos también de la misma promesa, porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor. Hebreos 11:8-10

Estamos en medio de una transición masiva en el Espíritu. Dios nos está llevando hacia un tiempo de cumplimiento de todo lo que El ha estado hablando en los últimos años. Es un tiempo increíble y emocionante para los que son creyentes, pero también puede ser un desafío. Quizá Dios está tratando de guiarlo a un lugar donde usted pueda serle más útil. No deje que la comodidad y la seguridad de su posición actual le hagan perder el plan que Dios tiene para usted.

Dios está haciendo algo nuevo, no es un cambio de época sino un cambio de era y Dios esta transformando nuestra manera de ver las cosas. Estamos en un tiempo en donde nos vamos a ver mejor porque Dios está haciendo algo nuevo. Dios va a permitir cualquier cosa con tal de llevarnos a un nuevo lugar. Dios está removiendo las cosas muertas de nosotros. Las cosas que no nos sirven para nada.

El Señor dice:

¡No se rindan ahora!. Han esperado demasiado tiempo y perseverado a través de muchas pruebas, tribulaciones y batallas para deponer sus armas en esta temporada. Sigan presionando y sepan que Yo Soy Dios. Sigan adelante y sepan que Yo estoy con ustedes. Sigan avanzando en lo que Yo les he dicho que hagan, aunque no vean progreso, e incluso cuando todos aquellos que debieran estar firmes con ustedes parecen oponerse. ¡No se rindan ahora¡.

Cambios están sucediendo en el Reino del Espíritu, y se sentirán desorientados, desconectados, aún hasta perdidos. Tomen este tiempo para buscarme pidiendo sabiduría y dirección. No tomen ninguna decisión hasta que tengan claridad y estabilidad. Renuncien al temor o a permitir que la confusión se convierta en una fortaleza. Aquieten su alma y permanezcan tranquilos, dice el Señor.

Asegúrense que su fe no esté cimentada incorrectamente, confíen en Mi únicamente y no en las personas ni en las circunstancias. Yo respondo la oración de fe de acuerdo a Mi voluntad, dice el Señor. Las circunstancias cambiarán. Las personas los decepcionarán Pero, Yo Soy siempre el mismo, y Mi Palabra es verdadera y confiable.

Hebreos 11:17-19 Por la fe Abraham, que había recibido las promesas, fue puesto a prueba y ofreció a Isaac, su hijo único, a pesar de que Dios le había dicho: «Tu descendencia se establecerá por medio de Isaac.» Consideraba Abraham que Dios tiene poder hasta para resucitar a los muertos, y así, en sentido figurado, recobró a Isaac de entre los muertos.

La palabra del Señor para Abraham comienza con una orden, continúa con una promesa y termina con una bendición. Estos tres aspectos importantes caracterizan toda manifestación de Dios para el hombre. Las promesas de Dios se cumplen y sus bendiciones se reciben tan sólo cuando sus mandamientos son obedecidos. Sencillamente Dios se lo ofreció y él lo aceptó por fe creyendo que Dios cumpliría lo que prometía.

Hebreos 11:11 Por la fe Abraham, a pesar de su avanzada edad y de que Sara misma era estéril, recibió fuerza para tener hijos, porque consideró fiel al que le había hecho la promesa.

Con amor y oraciones

 Magie de Cano

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario