NO SE RINDAN, SUS ESFUERZOS NO HAN SIDO EN VANO

Yo respondí: «¡Pero mi labor parece tan inútil! He gastado mis fuerzas en vano, y sin ningún propósito. No obstante, lo dejo todo en manos del Señor; confiaré en que Dios me recompense». Isaías 49:4

Muchos están sintiendo en este momento una fuerte carga en sus hombros de desánimo, temor, incertidumbre, opresión, y están experimentando un sentimiento de fracaso y rechazo. Otros parecen no darse cuenta y tenerlo todo bajo control.

Juan Calvino, uno de los padres de la Reforma, tuvo la misma terrible experiencia. Dijo en su última hora, “Todo lo que he hecho no ha sido de valor… … Continuar leyendo