EL AÑO DE LA ESPADA

PREGUNTELE A DIOS ACERCA DE SU PROPOSITO PARA EL NUEVO AÑO

Al acercarnos al Año Nuevo, es a menudo bueno hacerse preguntas, tomando inventario de tal modo de donde hemos estado y mirando hacia donde vamos. Una pregunta que me gusta hacerme al comenzar el año es ésta: “¿Cuál es el indicador profético de mi vida para esta etapa de la carrera, mientras corro sin desfallecer?” Recibí una respuesta a esta pregunta durante Rosh Hashaná, cuando tuve una visión del Señor mientras que estaba en mi cocina. Esta experiencia de “VER” más claramente en el ámbito espiritual me ha llevado más claramente a todo un nuevo nivel profético.

Cuando honramos las experiencias sobrenaturales como estas, la gran nube de testigos nos aclama, animándonos a que continuemos peleando la buena batalla, acabemos el curso, y guardemos la fe.

Como ya saben muchos de ustedes, es crucial entender los tiempos y las estaciones de nuestras vidas para que podamos caminar en ellas por fe. Vemos este principio descrito en 1 Crónicas 12:32 “De los hijos de Isacar, doscientos principales, entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer…”

SEA COMO LOS HIJOS DE ISACAR

Los hijos de Isacar recibieron un entendimiento especial de los tiempos y de las estaciones en que vivían, por lo que sabían responder y vivir en esa época. Es importante tener nuestros diarios cerca, de modo que podamos registrar lo que está compartiendo el Espíritu Santo con nosotros sobre nuestra estación actual de la vida. Cuanto más honramos al Espíritu Santo siendo fieles en anotar lo que Él nos ha enseñado, más continuará Él enseñándonos.

El año 5777 es el año de la ESPADA DEL SEÑOR. Todavía estamos en la década de los años 70, representada por la letra AYIN , que, en el alfabeto hebreo, es la imagen de un par de ojos. Y ZAYIN es la séptima letra del alfabeto hebreo y es una imagen del vav (hombre) con una corona y un cetro. Por lo tanto, el año 5777 será un año de la sensibilidad extrema al Espíritu de Dios.

Como resultado de esto, con mis ojos espirituales he estado viendo ventanas abiertas por todos los lugares donde voy. El Señor me está mostrando décadas de ventanas que se abren para Su pueblo cuando estén listas para ellas. Él va a abrir ventanas de oportunidad en el momento debido.

COMISIONES DEL CIELO

Por ejemplo, hay comisiones del Cielo que podemos cumplir para la gloria de Dios cuando somos más jóvenes, entre los veinte y los treinta años de edad, que quizás no podamos realizar más adelante en la vida. De una manera similar, hay misiones maravillosas dadas por Dios que podemos cumplir a los treinta a cuarenta años para las cuales no teníamos suficiente sabiduría cuando teníamos menos de treinta años. Yo puedo ahora hacer avanzar el Reino de Dios en millares de maneras entre los sesenta y setenta años que no pude hacer cuando era mucho más joven. Y así, mientras continúo envejeciendo, buscaré maneras aún más asombrosas de servir al Rey cuando tenga entre setenta y ochenta años, entre ochenta y noventa años, y más allá.

Les animo a abrazar y gozar de las ventanas abiertas y las épocas que Dios trae a su vida ahora mismo. ¡No dejen que pasen de largo! Leonard Ravenhill lo dijo bien: “La oportunidad de una vida se debe aprovechar en la vida de la oportunidad.” Amigos, estas son noticias emocionantes. Durante esta década del AYIN, debemos crecer espiritualmente a pasos agigantados y ver más claramente como Iglesia global, así como individualmente, más que nunca antes. Nuestros ojos espirituales están llegando a ver mucho más claramente para que estemos siempre un paso por delante del enemigo.

Lucas 11:34 (NVI) nos habla sobre el poder de lo que entra por los ojos: “Tus ojos son la lámpara de tu cuerpo. Si tu visión es clara (espiritualmente sensible, enfocada en Dios), todo tu ser disfrutará de la luz (beneficiándose de los preceptos de Dios); pero si está nublada (espiritualmente ciega), todo tu ser estará en la oscuridad (desprovisto de la palabra de Dios).”

El Señor nos está trayendo a un lugar de santidad, un lugar de pureza, cuando los ángeles comienzan a separar el trigo de la cizaña, la luz de la oscuridad total. Tito 1:15 declara: “Para los puros todo es puro, pero para los corruptos e incrédulos no hay nada puro. Al contrario, tienen corrompidas la mente y la conciencia”.

SIGNIFICADO DE LAS REPETICIONES EN LA BIBLIA

Siempre que algo se repite en la Escritura, significa que es extremadamente importante. Por ejemplo, cuando Isaías vio a Dios excelso y sublime, sentado en un trono, con las orlas de su manto que llenaban el templo, oyó como los ángeles decían “Santo, santo, santo, Señor de los ejércitos” (véase Isaías 6). ¿Por qué repetían los ángeles la palabra “santo” tres veces? Para los judíos de aquellos días, la repetición de algo le daba importancia y énfasis. Los ángeles expresaban con extrema devoción y total confianza la santidad de Dios.

Cuando vemos 5777 con la repetición del número 7 tres veces, creo que Dios está intentando llamar nuestra atención. El siete es el número de la terminación, por lo que Dios está enfatizando con pasión e intensidad que este año debemos esperar el cumplimiento de muchas promesas que aguardamos desde hace largo tiempo.

No sólo eso, sino que para el año de la espada del Señor, Hebreos 4:12 (NVI) será una Escritura clave para la Iglesia: “Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa (funciona, da energía y es eficaz), y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu (el ser completo de la persona), hasta la médula de los huesos (lo más profundo de nuestro ser), y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón”.

¿Estamos manejando la espada del Señor (la Palabra de Dios) con poder en nuestras vidas cotidianas?

Al entrar en este Año Nuevo, reflexionemos sobre esta pregunta en nuestros corazones: “¿Cuál es mi indicador profético para esta etapa de mi carrera?” Coloquémonos en posición para ser más sensibles al Espíritu de Dios este año que nunca antes. Prepárese y esté dispuesto a ver y oír del Padre como Samuel en 1 Samuel 3:9, “Ve y acuéstate -le dijo Elí-. Si alguien vuelve a llamarte, dile: “Habla, Señor, que tu siervo escucha.” Y entonces abracemos lo que Dios nos está mostrando y hablando, y corramos con ello.

Jesús está a punto de abrir ventanas y derramar Sus bendiciones, dándonos las oportunidades que nuestros corazones han estado soñando. Reconozcan la temporada en la cual Dios les ha colocado, y después comiencen a recibir por fe las oportunidades que Él está colocando delante de ustedes, orando por sabiduría para saber caminar en ello. Éste es el año de la sensibilidad extrema al Espíritu de Dios. (Paulette Reed)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario