ENFOQUE DE ORACION AYUNO DE DANIEL DIA 15

De generación en generación tus descendientes edificarán las ruinas y los cimientos de antaño, y tú serás conocido como reparador de ruinas y restaurador de calzadas otrora intransitables. Isaías 58:12

 Dios desea la unidad en Su pueblo y especialmente dentro de las familias. El enemigo sabe esto muy bien y ha lanzado algunos de sus ataques más feroces, enfocándose en las relaciones. Él ha hecho que se agrieten. Estas grietas pueden ser minúsculas o grandes, pero revelan la debilidad en la estructura o los cimientos de un edificio o de un recipiente como un vaso de arcilla. Si se dejan sin reparar, aquello que está agrietado, tarde o temprano, se romperá por completo.

Asegurémonos estos días de examinar nuestras relaciones y ver si descubrimos alguna grieta. Si encuentras alguna grieta en cualesquiera de tus relaciones, llévala a Jesucristo y deja que Él la repare. Algunas grietas son lo suficientemente pequeñas y pueden detectarse temprano de modo que lo único que hay que hacer es ponerles es un sencillo sello. Sin embargo, las grietas más grandes muchas veces requieren un pedazo de estructura completamente nueva. Lo mismo ocurre con las relaciones. Observen como en una relación una “grieta pequeña” se puede arreglar simplemente pidiendo perdón con sinceridad. Otros problemas tal vez requieran consejo, intervención e intercesión de la familia y los amigos y, en algunos casos, se deberá hacer un compromiso totalmente nuevo para comenzar de nuevo y para salvar la relación. Según la gravedad de la situación deberá haber un cambio del paradigma en el pensamiento y los hábitos de comportamiento.

Amigo de Dios, no pierdas la esperanza debido a una relación dañada con tu esposo, esposa, hermana, hermano, padre, madre o amigo/a amado/a. Dios se especializa en arreglar lo que está roto. (Cynthia Murray)

El Señor dice: Tráeme tu caso y espera por mis gotas de sanidad, Yo te traeré la justicia que has estado esperando. Este es el tiempo y voy a hacerte justicia. Yo se que puedes haber perdido la esperanza en Mi justicia, tal vez pienses que lo que has vivido en el pasado se ha quedado en el olvido, pero Yo nunca me olvidaré de cuidar tu dolor y sanar tus heridas por muy viejas que sean, aún las de tu infancia. Yo se cuan profundas son tus heridas, Yo también experimenté el dolor de la injusticia, fui incomprendido, acusado falsamente, fui rechazado y crucificado siendo inocente de todo. ¿No te parece que Yo se como se siente? Piensa de nuevo, ha llegado el momento y Yo estoy trayendo justicia de una vez por todas, y con Mi justicia traeré la profunda sanidad de tus heridas y todo pasará porque es mi justicia y es divina. Prepárate para celebrar Mi libertad con danzas cuando Yo corte las cadenas del acusador de tus hombros y los grilletes de tus pies serás libre para danzar de nuevo.

DIA 15 – Lee Jeremías 31 y Jeremías 32:37-41 – Dios quiere bendecir y traer restauración a los hijos y a los hijos de los hijos. Su bendición podría remontarse a tres generaciones. Y nosotros necesitamos tomarla. Así que tengamos cuidado de nuestra manera de vivir. No vivamos como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos. Por tanto, no seamos insensatos, sino entendamos cuál es la voluntad del Señor. (Efesios 5.15-17)

OREMOS:

Padre, te bendigo y adoro. La grandeza, el poder, la gloria, la victoria y la majestad son tuyos para siempre. Reconozco que los cielos y la tierra son tuyos. Tuyo es el Reino. A ti te corresponde ser exaltado como cabeza sobre todo. Tanto la riqueza como el honor vienen de ti, y tú reinas sobre todo. En tus manos están el poder y la fuerza. Con tus manos harás grande a tu pueblo y lo fortalecerás en todo. Gracias, Señor, por los atributos que tu nombre denota.

Señor, deja que mi corazón siga siendo probado por la santidad de Tu presencia y el poder de Tu nombre santo. Déjame morar en rectitud de corazón. Yo decido hoy perdonar a quienes me han ofendido y te pido la fuerza sobrenatural de tu Santo Espíritu para pedir perdón y restaurar las relaciones que el enemigo devastó en mi vida. Dame un espíritu humilde, Tu palabra dice que tu me darás mayor gracia, porque Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes. Me niego a estar del lado de los orgullosos, porque la humildad y la reverencia al Señor traen como premio riquezas, honores y vida. Yo puedo continuar dando voluntariamente y siendo un humilde receptor del flujo de tu santa abundancia. Señor, que como un verdadero hijo, yo pueda adquirir y mantener un corazón inocente para guardar tus mandamientos, testimonios y estatutos, para continuar haciendo lo que se requiera de mí para terminar tu visión. Te doy gracias porque tú ya has hecho previsión para ello. Amen.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario