CELEBREMOS NUESTRA PASCUA DE RESURRECCION

No está bien que ustedes se jacten. ¿No saben que un poco de levadura hace fermentar toda la masa? Límpiense de la vieja levadura, para que sean una nueva masa, sin levadura, como en realidad lo son. Nuestra pascua, que es Cristo, ya ha sido sacrificada por nosotros. Así que celebremos la fiesta, pero no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad. 1 Corintios 5:6-8

Este pasaje de 1 Corintios 5 nos enseña que Jesucristo es nuestra Pascua. Su sacrificio ya fue hecho, pero requiere que nosotros estemos continuamente, quitando la vieja levadura, de manera que seamos una limpia y nueva masa, santa para Dios. Esta semana inició una transición sobrenatural de provisión, protección, alabanza, liberación y restauración de recursos. ¿En que temporada estamos? De acuerdo con el calendario, estamos en la PASCUA, desde el 10 hasta el 18 de Abril.

Recuerdan, cuando los Israelitas fueron instruidos para tomar la sangre del cordero de Pascua y un manojo de hisopo, para marcar sus postes y marcos de sus puertas para su protección (Éxodo 12). Fue su ACTO DE OBEDIENCIA. Lo que vino luego no fue solo para su protección, sino para su liberación de la esclavitud del pasado, y provisión para entrar en su futuro, pues los egipcios les entregaron su oro. Fue la restauración de todos los años que ellos estuvieron como sus esclavos bajo crueldad y trabajos forzados.

¡Esta es la temporada en la que estamos!. Mientras actuamos en OBEDIENCIA, el tiempo de la liberación estará en la puerta, y con ella la provisión. La bendición de restauración de todo lo que nos fue robado está a punto de ser restituida y vendrá para ser entregada, de lugares que no tienen sentido para nosotros.

Escúcheme porque esto es muy importante y es parte de lo que hablamos en este momento. Este es un tiempo para relatos. Esto es lo que hicieron las cabezas de las familias mientras comían juntos, ellos recordaron lo que El había hecho y lo que había hablado con ellos.

¿QUÉ ES LO QUE EL SEÑOR HABLO CON USTED EN EL PASADO? ¿QUÉ LE ESTA DICIENDO AHORA?

 Este no es un momento para desesperarse o dejar que se vaya la esperanza. Sostenerse de una palabra profética es esencial en esta temporada. Este es un acto de reconocimiento por fe de lo que usted no puede sentir, pero decide aceptar. Este es el momento para levantar las palabras que El le ha hablado y ondearlas ante El, como una ofrenda de victoria y aceptación. Se trata de un acto de reconocimiento y aceptación de sus promesas por medio de la fe.

Cuando el Señor les dijo a los Israelitas que entraran y poseyeran la tierra, ellos se negaron. Ellos vieron la situación y declararon que los gigantes eran demasiado grandes y ellos eran demasiado pequeños. (Este relato se encuentra en Números 13 y 14; Deuteronomio 1:19-46; 9:1-3; Josué 11:21-23; 14:6-15; 15:13-17.) Ellos hicieron caso omiso de la palabra que había sido soltada para su victoria y retrocedieron debido a como se vieron a ellos mismos. Después, Moisés los reprendió por su incredulidad, se enojaron y se declararon con rebelión en sus corazones que ellos entrarían a tomar la tierra. El problema era que su corazón no era justo y no era una tierra fértil. La temporada de la palabra hablada para tomar la tierra había pasado. La bendición de la palabra había desaparecido. Podemos ver la respuesta que relata Moisés en Deuteronomio 1:32-46.

Permítame preguntarle, ¿Tiene QUEJA en su corazón por la multitud de palabras proféticas de bendición soltadas recientemente, debido a que la suya aún no ha llegado? ¿Ha dicho usted en su corazón “Yo no quiero leer más una palabra como esta” y así escogió rechazar nuevas palabras, y al hacerlo rechazó la provisión de lluvia para que su alma coseche? Debemos mantener fértil la tierra de nuestro corazón.

Y sin embargo, existe una palabra para todos aquellos que se apoderen de ella, una temporada de bendición a la que debemos entrar y poseer. Déjeme animar su corazón con lo que el Señor me recordó esta semana. No se pierda la bendición de esta temporada debido al desánimo que está tratando de robarle la palabra en este momento. Aférrese a ella. Ondéela ante el Señor. Que su esperanza sea el ancla de su fe y se hunda profundamente en el Señor, ya que es una palabra que restaurará su alma. Su Palabra nunca falla y la bendición esta en camino para todos aquellos que la tomen y la sostengan en esta hora. Mientras entramos en esta temporada de Pascual, recuerde que lo que sigue es la RESURRECCION.

 Hebreos 10:19-22 Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, por un camino nuevo y vivo que El inauguró para nosotros por medio del velo, es decir, su carne, y puesto que tenemos un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, teniendo nuestro corazón purificado de mala conciencia y nuestro cuerpo lavado con agua pura.

OREMOS: Padre yo te doy gracias por cada persona que se ha mantenido firme y estable creyendo por su redención y liberación de los lugares de esclavitud y escasez. En esta temporada de Pascua, recordamos Tus promesas para nosotros, que nos liberarás y nos ayudarás. Confiamos en que eres el Todopoderoso y que a través de Ti y Tus promesas, seremos capaces de caminar lejos del pasado hacia el presente y la vida de resurrección en el futuro en cada área de nuestra vida.

En celebración de la Pascua, en los años venideros sacaré la levadura fuera de mi casa. No permitiremos que cosa detestable corrompa nuestra herencia. En cuanto a mí y mi casa, ¡serviremos al Señor! Dios, cuando pases, no verás la levadura de este mundo en mi casa. ¡Declaro el rescate de mi casa! Dios, he pactado Contigo, y te conozco no sólo como El Shaddai sino también como Jehová el Dios que nos redime, a mi familia y a mí.

Me arrepiento de no haberte conocido hasta ahora como Jehová. Hoy sé que eres el Único que recobra todo lo que yo había perdido. Te conozco como el Dios poderoso que cambia en luz todo lo que era oscuro en mi vida. Dios, te conozco como el Dios que repone el tiempo perdido cuando lo redime. No estoy limitado por Cronos (el dios del tiempo natural). Estoy caminando en mi Kairos (el tiempo señalado), y el tiempo ya no es mi enemigo sino mi amigo. Padre, Creo que no sólo nos estás sacando a los miembros de la familia y mí, sino que también estás usando lo que el enemigo ha dispuesto para mal, para conducirme a mi destino

Con amor y oraciones,

 Magie de Cano

 

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario